El 2013 será como tú quieras

Releyendo hace unos días las páginas de XL Semanal, volví a encontrarme con un artículo titulado: Alarma, gente tóxica; referido a hombres y mujeres que parecen normales, pero que pueden arruinarnos la vida. En época de crisis aún son más perniciosos. El periodista de XL Semanal, los dividía así: el sociópata, el mediocre, el arrogante presuntuoso, el victimista, el humillador, el envidioso, el agresivo verbal, el jefe autoritario, el cotilla maldicente y el neurótico. Son diez tipos muy contagiosos.

Un amigo, Carlos Andreu, que se dedica al coaching, identifica a estos individuos con una palabra: Zombies, personas que han muerto con 18, 22, 35, 50 años pese a que los entierren a los 90. Negativos y creídos. Precisamente en un país en el que la gente no soporta que los otros se lo pasen bien, suelen abundar. Carlos también insiste en que el día que la motivación dependa del jefe, la vida dependerá también de tu jefe, y entonces “estás jodido”. Cómo lo resuelve este motivador, pues da un consejo, si algo te ha ido mal te tomas un café con leche, si muy mal, un chocolate con churros. Positivo.

Así que este año que acabamos de estrenar será cómo tú quieras. Pese al miedo que tenemos a decidir, sí contamos la posibilidad de elegir un montón de cosas en nuestra vida, desde quiénes nos van a acompañar a lo largo de este camino, hasta dar un giro radical a la misma: Queremos que todo nos vaya bien, haciendo siempre lo mismo, quizá no sea esa entonces la senda correcta. También tenemos que saber dónde apoyarnos, y en quién. Probablemente nuestro trabajo no fuera el mejor aliado, pero es el lugar, si lo tenemos, donde más tiempo pasamos  así que nuestra actitud en ese espacio es una compañera fundamental. Lo que no quiere decir que debamos aguantar cargas insoportables porque en ocasiones somos nosotros mismos los que las asumimos. Poco podemos hacer si lo que se premia es la incompetencia, pero eso no nos debería llevar a la amargura y la tristeza. En ese ambiente, incluso, también en la mayoría de las ocasiones podemos  hallar momentos provechosos.

No sería bueno tampoco dejar pasar trenes y oportunidades por ese miedo al riesgo que todos conservamos. Hay que ver posibilidades también en esas nuevas opciones. Y si al final cambias y te decides por un movimiento que piensas que puede ser radical, no mires para atrás. Y, sobre todo, aléjate de los Zombies, pero mucho, elimínalos de tu agenda telefónica, búscate otros aliados para manejarte por este 2013 que se presenta con turbulencias, pero también puede ofrecer interesantes coyunturas. Y no dejes que nada ajeno se entrometa en tus buenas sensaciones. La curiosidad a veces no es tan buena consejera, tampoco la indiscreción y mucho menos el victimismo. Te convierten en un ser negativo. Y convéncete que nada o muy poco depende de la suerte, que la capacidad de decisión que tenemos los humanos es para algo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

1 comment

  1. Buenos consejos, creo que algunos lunes vuelvo a casa siendo un poco zombie. Perdones por las salpicaduras de esos días. Menos mal que están los amigos para resucitarnos. En el fondo confío en que perdure la parte viva, pero no viene mal estar alerta.

Deja un comentario