29
Oct 13

Yo también soy José Antonio

Este domingo en muchas ciudades españolas se habrán desarrollado concentraciones en contra de la excarcelación de los presos etarras hasta que no cumplan su condena íntegra de acuerdo a una doctrina aprobada en España pero desestimada en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo.

También en Burgos, donde habrá estado –escribo estas líneas antes de la celebración de la  misma- el preso español qué más tiempo permaneció secuestrado por los esbirros de esta banda. 532 días, 12.768 horas sin ver la luz del sol, consumido y condenado a morir, si no hubiera sido por la suerte sumada al trabajo de las fuerzas de seguridad. Nunca ha sido contado de forma oficial cómo encontraron el zulo hace ya 16 años, pero en la mente de estos desalmados estaba abandonarle, viendo que todo había sido motivado por un chantaje contra el Estado y que ni desde el primer día del rapto se pensaba en la libertad de este ciudadano burgalés, hasta tal punto que cuando apareció el guardia civil por la puerta de esta tumba de vivos, el antiguo funcionario de prisiones solo pidió que le dejaran morir en paz en ese habitáculo de 3,5 metros cuadrados, bajo tierra, sin duda mucho mejor que cualquier cárcel del territorio español. Hace ya más de un año que uno de los secuestradores, el que comentó a la guardia civil durante el reconocimiento del taller de Mondragón ‘que se muera de hambre ese carcelero’, pasea por las calles de su pueblo tras ser puesto en libertad debido a una enfermedad grave, según los informes médicos de un Hospital.

Parece que un seguimiento de uno de los miembros de la banda en París finalizó con otro en Mondragón y muchas dosis de paciencia hasta llegar esta localidad guipúzcoana, Arrasate en euskera, que ahora precisamente sufre por el cierre de una de las empresas más emblemáticas, Fagor, de la cooperativa que tiene su sede en este lugar.  José Antonio Ortega Lara es desde entonces una de las  imágenes más visibles de la lucha contra el terrorismo, la del imperio de la ley y la de la eficacia del trabajo de las fuerzas de seguridad. Una ley que durante el tiempo de su cautiverio aliviaba las penas con cierta parsimonia lo que motivó la aplicación de la doctrina Parot y la modificación del Código Penal. Una doctrina que ahora es cuestionada.

Sin embargo, el propio José Antonio ya había afianzado su postura contra cualquier ‘debilidad’ y posible negociación. Lo hizo ante el gobierno de Zapatero, y ante el propio de Rajoy, abandonando las filas del Partido Popular, del que los etarras encontraron su carnet cuando fueron a buscarle en su garaje.  No le gustaba lo que veía, o lo que podía llegar a ver.  Aunque llegara al desarme de decenas de asesinos, deberían pagar por los múltiples asesinatos que realizaron, y devolver la justicia y dignidad que le arrebataron a la sociedad. Por eso se manifestó José Antonio este domingo, y por eso yo estuve también con él, a la misma hora, en la Plaza Mayor burgalesa.

Columna publicada en Diario de Burgos el 28 de octubre de 2013

 


22
Oct 13

Georgicus, erectus, habilis… sapiens

Este fin de semana, tras publicarse la noticia en Science sobre ese posible origen único de unos cuantos homínidos entre los que transcurren varios cientos de miles de años, y que ha generado un gran debate entre toda la comunidad científica, y ha sido recogida también en los principales medios de comunicación de todo el mundo, pues este  sábado decidí durante un rato –tras recibir una nueva expedición de National Geographic que venía al Museo de la Evolución, algún que otro periodista, y un buen grupo de psiquiatras- contemplar las reproducciones que Elisabeth Daynes ha realizado del georgicus, erectus y habilis. Miren que le daba vueltas y pese a su parecido aspecto entre simiesco y humano todavía no acababa de reconocer la posible importancia de esa investigación realizada en Georgia que asimilaba a estas especies, europeas y africanas, en un mismo paquete. Todo eso por un cráneo encontrado en Dmanisi, que lleva el número 5, el mismo casualmente que nuestro popular Miguelón de Atapuerca.

Son muy pocas las piezas halladas de este puzzle que supone la evolución. Y la gran mayoría han sido encontradas en los yacimientos de Atapuerca, pese a que todavía los investigadores, con tiempo y recursos, esperan conocer más de la especie Homo antecessor,  del Homo sp, al que todavía no se le ha asignado una ‘familia’ y seguir profundizando en lo mucho que ya se sabe de los pre-neandertales, los heidelbergensis que aparecieron en la sima de los huesos, donde se han desenterrado restos muy bien conservados, incluso los más diminutos, de una treinta de individuos. ¿Se imaginan ustedes que nuestros descendientes dentro de medio millón de años encontraran en la Tierra apenas una veintena de yacimientos de humanos, y el que más albergara sería a treinta de nosotros, qué conclusiones podrían sacar estos hombres del futuro? Pero la ciencia es apasionante y avanza que es una barbaridad. Tenemos ya ADN neandertal, y ADN mitocondrial de fósiles de osos contemporáneos a los heidelbergensis. Hace unos años este hecho era inviable e imprevisible.  La dificultad de la investigación, el saber de dónde venimos, hace que los retos sean cada vez más grandes, porque el interés por la ciencia aumenta progresivamente. Queremos conocer más sobre nosotros mismos, sobre nuestros ancestros, y hacia dónde vamos, a pesar de que no conoceremos in situ, el paso por esta vida es un lapsus,  todas las transformaciones que podrá albergar este planeta que maltratamos sus habitantes.

Lo que respeto de la comunidad científica es que esté abierta al debate. La publicación de Science ha hecho de nuevo a los paleontólogos, biólogos y arqueólogos preguntarse muchas cosas y dudar de lo que ya saben. De esa discusión a buen seguro se generarán nuevos conocimientos.  Y ese es ya un buen camino.

 

 


16
Oct 13

El reino de los ceros

Tuve un profesor en Educación General Básica –un concepto que desapareció en uno de los numerosos cambios de educación posterior como fue la Logse-  que mantenía siempre el mismo aviso ante casi cuarenta adolescentes que ocupábamos los bancos: ‘el que copie o se sospeche que copie es el reino de los ceros’. Con ese aval, nos creó un temor a todos –igual se me ha escapado algún compañero al que no pilló-, que en ningún examen de su asignatura nos llegamos a plantear ni girar la cabeza, ni llevar una chuleta. O estudiabas o suspendías. No sé si por la presión de este profesor,  o por otras razones, puedo escribir  que octavo de EGB fue el mejor curso de toda mi vida escolar. Todos sobresalientes, menos una resistente gimnasia donde nos hacían saltar altura al estilo tijera, en torno a 1,50 si mal no recuerdo, o correr 1.000 metros en menos de un tiempo para mi inalcanzable si quería sacar una buena nota.

Luego vendría el BUP, ahora también inexistente, el COU, desaparecido, y una carrera de cinco años actualmente acortada a cuatro. La Educación siempre ha generado polémicas y en un período de veinte años hemos contado con la Ley Orgánica del Derecho a la Educación (1985), La Ley Orgánica de Ordenación General del Sistema Educativo en España –Logse- (1990),  La Ley Orgánica de Calidad en la Eduación (LOCE) en 2002 y la Ley Orgánica de Educación en España (2006) a la que hay que sumar la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) recientemente aprobada; casi todas leyes con el visto bueno de gobiernos socialistas, menos la de 2002 paralizada en 2004 por Zapatero ya en el Gobierno; y la aprobada actualmente.

Si uno acude a la enciclopedia actual, lo que viene a ser la Wikipedia, no puede haber más unanimidad cuando buscas cada uno de los artículos que hablan de las leyes educativas, nos encontramos con dos avisos casi similares al inicio de todos: ‘Existen desacuerdos sobre la exactitud de la información en este artículo o sección’ o ‘Existen desacuerdos sobre la neutralidad en el punto de vista de la versión actual de este artículo o sección’. A nuestras leyes educativas les ha sobrado ideología a montones, y les ha faltado acuerdos, pero es tan importante la formación que hasta cuando Guerra quiso decir que este país ‘no lo iba a conocer ni la madre que le parió’ se podía referir más a la LODE y a la LOGSE que a otras decisiones de Gobierno.  De hecho muchos de los apoyos y votos nacionalistas han surgido de las aulas, y de la educación allí recibida.

No recuerdo ahora por qué en un tuit hace ya algún tiempo cité a la Logse, quizá para echarle la culpa de algo. Inmediatamente, y no me pregunten cómo, Javier Solana –su impulsor- intervino para decir que ese tema no era culpa de la Logse sino de otros motivos, luego entró en la conversación Javi Nieves, el periodista de la Cope y buen amigo. Estuvo animado el debate. Al final nos seguimos entre todos y estoy esperando que Solana nos acompañe un día a una visita prometida al MEH y Atapuerca. Somos muy sensibles a estos temas.

Ahora con la LOMCE no me he aclarado, pero una ley de la que echan chispas por un lado la izquierda y por otro la Conferencia Episcopal, quizá se pueda esperar algo bueno, si nos alejamos de la sombra de la imagen del ministro que la propone. Algo tenemos que hacer cuando hasta los informes de evaluación de la competencia de adultos de la OCDE nos interpelan a mejorar la situación, y ya no es solo el Pisa, y cuando de la gente que solo tiene estudios primarios, el 61 por ciento está en paro. La educación tiene muchas debilidades y debe mejorar su calidad, y no es menos cierto que ciudadanos mejor preparados podrán afrontar un futuro mejor.

(Publicado en Diario de Burgos el 14 de octubre de 2013)

 


08
Oct 13

Vergüenza

Francisco no se calló al conocer la noticia. Al igual que tampoco lo hicieron los Papas anteriores al denunciar las injusticias de este mundo. “Hablando de paz, hablando de la inhumana crisis económica mundial, que es un síntoma grave de la falta de respeto por el hombre, no puedo no recordar con gran dolor las numerosas víctimas del trágico naufragio ocurrido este jueves en Lampedusa, que es una vergüenza”. Cientos de cadáveres en el mar, una imagen dantesca de unos seres humanos que probablemente fueron extorsionados económicamente para conseguir un mínimo espacio en una barcaza que les iba a trasladar a una civilización supuestamente con más posibilidades. Pero no es necesario irse al sur de Italia, ni a las costas de Canarias, ni a las gaditanas ni malagueñas para darse cuenta de que algo estamos haciendo mal entre todos, cuando la felicidad es efímera, cuando en muchos casos se vive para trabajar, y en otros tantos ni se vive ni se trabaja.

Han sonado bien en Burgos todas las actividades solidarias que se han multiplicado en estos últimos meses y que demuestran que a pesar de este panorama son cientos, miles, los héroes anónimos que a pesar de su situación o del entorno en el que se mueven, dicen con sus gestos, sus dorsales y su madrugón que merece la pena seguir adelante, ser optimistas y creer en el futuro. Desconozco el número de personas en la provincia burgalesa que dedican algo de su tiempo, por pequeño que sea –me viene a la cabeza la parábola del fariseo y el publicano- a los demás, aunque sea por devoción familiar. Solo ver acompañar el marido o la mujer de un enfermo de alzheimer,  por ejemplo, y que no falte una sonrisa, me parece digno de admiración, y te hacen aflorar los sentimientos. Encontrarte con paisanos que podrían dedicarse solo a pasear, pintar leer o ver la televisión porque se lo han ganado después de muchos años de trabajo, y que saquen de ese horario –cuando uno se jubila parece que se tiene menos tiempo que antes, según dicen- su tiempo para atender a aquellos que no tienen para comer, a distribuir alimentos, a ‘perder’ sus horas con los enfermos, o con aquellos semejantes que han llegado a nuestro país sin apenas formación ni idiomas es loable. A veces los periodistas nos empeñamos en buscar historias,  aquellas que tienen ‘interés humano’ como decía mi primer jefe madrileño, y nos damos de bruces con que los primeros que no quieren darse a conocer son los protagonistas anónimos de las mismas.

Vergüenza debe dar a esta sociedad que efectivamente para llegar al primer mundo haya que pasar penosidades, pagar cantidades imposibles para quizás morir en la travesía. Vergüenza a los gobernantes de ese tercer mundo de apropiarse de las ayudas que llegan a sus países en lugar de procurar avanzar juntos. Hasta pareciera que la sociedad de Miguelón, un Homo heidelbergensis de hace más de 400.000 años, cuyo cráneo se encuentra en el Museo de la Evolución Humana, formaba una tribu que se preocupaba más de los demás que nosotros, sin apenas medios, con cariño: de Benjamina, que padecía una enfermedad mental y que velaron por su alimentación, de Elvis, que apenas podía moverse para mantener su superviviencia frente a los grandes depredadores o las inclemencias del tiempo, o del propio Miguelón que sobrevivió gracias a que le facilitaban su comida.  Sin embargo, son miles, cientos de miles, los Homo sapiens anónimos que con su actitud todavía aseguran el futuro de nuestra especie.


04
Oct 13

20 meses para las elecciones autonómicas

Faltan todavía 20 meses para la cita electoral que designará al próximo presidente de la Junta de Castilla y León, y ya llevan tiempo los dos principales partidos de este territorio pedaleando sobre quién será el candidato. Para el PSOE, su bicefalia parece que le estorba, en un proceso que en un principio debería pasar por primarias según piden sus bases. En el PP, el anuncio del actual líder de su posible marcha, ha hecho a los politólogos regionales, que haberlos haylos, empezar a buscar sucesor, y a los políticos comenzar a arrimarse a la mejor sardina, pese a las palabras del propio presidente Herrera de poder convertirse en estatuas de sal.
Si se repitiera lo que ocurrió con la designación del burgalés, ninguno de los candidatables actuales, por muy capaces que fueran, saldría elegido para encabezar esa lista, como pasó entonces, y entraría una tercera vía, que muchos todavía se preguntan por qué no podría salir de unas primarias que en el PP ni se plantean y en el PSOE ni se sabe.
Tal y como está la política, qué quieren que les diga, igual lo deseable sería encontrar una nueva cara para las dos principales listas electorales. Quizá fuera una interesante alternativa ante un ciudadano que cada vez parece alejarse más de los partidos tradicionales, aunque vistos los resultados en otros países no es lo que está ocurriendo.
Si Herrera no sigue –parece que solo lo podría evitar una persistente petición de Rajoy a que continúe en unos meses que no serán fáciles- que este parece ser su deseo, y el anuncio que realizó al inicio de su gobierno, en 2001, cuando dijo que su horizonte lo fijaba en el año 2010, pudiera por qué no actuar como lo hiciera Lucas y cambiar el rumbo a una forma de política diferente que ya viene anunciando hace tiempo el propio presidente de Castilla y León.
Una política de Herrera no solo de gestos, sino con acciones concretas, y de buscar lo que de verdad importa a los ciudadanos. Y entre esos candidatables siempre se ha hablado de un nombre de mujer para ejecutar esa forma de hacer política, en un país donde todavía son muy pocas las presidentas de gobiernos autonómicos.
Sin embargo, los buenos resultados electorales, rompiendo el techo de su antecesor, hicieron que continuara más tiempo que el que el propio Herrera preveía, por el respaldo del sufragio de sus vecinos. Con lo cual no sería tampoco descartable la continuidad para intentar mantener esta región con los colores populares.
Desde luego, si ese fuera el caso, y si obtuviera la mayoría suficiente para gobernar, sería sin duda bueno para Burgos, y sus ciudadanos, porque la transformación que ha sufrido esta capital de provincia se debe en mucho a la apuesta del máximo responsable de la política de Castilla y León por su tierra. Y no solo en los aspectos visibles, que solo con observar el nuevo Hospital Universitario o el Complejo de la Evolución son evidentes, sino también en los invisibles que supone seguir muy de cerca la actividad económica, cultural o social de esta tierra.