25
May 14

Nueve millones de kilos de sonrisas

Hace poco más de 45 años nacía en Fénix, Arizona, el primer Banco de Alimentos del mundo. En una vieja tahona con muchos entusiasmo de su fundador y de un puñado de colaboradores. El desarrollo en Estados Unidos ha sido increíble por el número de voluntarios implicados, empresas donantes y aportaciones económicas. Pero Europa no le ha ido a la zaga. En nuestra sociedad de aparente bienestar la Federación formada por 18 países facilita cada año cerca de 274.000 toneladas con un valor estimado de 521 millones de euros, que llegan a más de 4 millones de personas.

En Burgos, durante estos últimos cinco años de presidencia de Carlos Ortega, que ahora acaba de dar el relevo tras la última asamblea de la asociación benéfica, se entregaron nueve millones de kilos de comida, seguro que cada kilo supuso una sonrisa para cada uno de los más de 8000 vecinos de la provincia que han recibido estas aportaciones.

Ya el primer trimestre de este año el ritmo no baja, al contar en aportaciones con más de 610.000 kilos, 170.000 más que el mismo tiempo de 2013. Y detrás de cada alimento, de cada Operación Kilo, hay numerosas personas que han convertido parte de su tiempo libre en generosidad hacia los demás. Así lo pensó cuando se jubiló su hasta ahora presidente. Que había que darlo todo por personas con verdadera necesidad, y persiguió a sus conocidos para que se implicaran, y no cejó hasta que el Ayuntamiento junto a otras empresa privadas, entre ellas esta casa, se volcara en la construcción de la nueva sede, en su mejora, lo que ha supuesto un cambio radical para la institución. Y colocó el Banco de Burgos entre las instituciones más valoradas de esta tierra. Había mucho poso desde que los pioneros se ubicaron en una lonja cedida por Caja de Burgos con una furgoneta prestada, y se produjo el relanzamiento. El cambio ahora no ha sido solo cuantitativo sino cualitativo.

No sé lo que hará Carlos ahora, que la Asamblea del Banco ha acordado un cambio, seguirá colaborando con el banco, a buen seguro, pero este hombre no puede estar mano sobre mano; echará una sin duda al arzobispado, procurará seguir saliendo al monte los sábados con un puñado de buenos amigos, pero si usted, amigo lector, tiene una causa justa que necesite un defensor y un trabajador honrado y entusiasta, yo intentaría convencerle para contar con él.


16
May 14

Un nuevo Centro de Salud en Gamonal

Entiendo que la crisis se haya llevado por delante infraestructuras aparentemente innecesarias. Hasta puedo comprender también que se retrasen otras algo más necesarias. Hay asuntos, sin embargo, que no cabe ni entender ni comprender colocando además a las crisis como excusa, como puede ser el retraso de más de un año para algunas pruebas médicas, como recientemente se conocía el tema de las mamografías a las mujeres en el Hospital Universitario de Burgos, u otras intervenciones similares de las que puedo dar fe. Si en las campañas de salud ahora en lo que más se insiste es en la prevención, y luego no se puede ejecutar la misma, resulta entonces una propuesta incoherente ante la imposibilidad de realizarla, además de peligrosa, porque cada vez se acentúa más que precisamente la prevención es la que facilita la curación posterior.

Hay otros casos en que también la crisis ha servido como excusa, como la construcción de un nuevo centro de salud para el barrio de Capiscol y el G-9 fundamentalmente. En Burgos, la mejora de los antiguos ambulatorios ha sido notable y su conversión en casi todos los barrios estupenda. Pero queda un territorio en el que viven cerca de 20.000 personas que cuenta con un espacio desde hace casi treinta años que resulta reducido para todo el ámbito que tiene que atender. Es más, ya hay un proyecto básico presentado por la propia Junta de Castilla y León -que debe estar en un cajón- tras la cesión que el Ayuntamiento hizo de una parcela de 6.000 metros cuadrados en el Silo de Capiscol en 2009. Incluso el 2011 la administración regional destinó una partida para el mismo que no se usó… y se perdió.

Podría darse la posibilidad que el próximo año, de elecciones municipales y autonómicas, el nuevo Centro de Salud de García Lorca vuelva a aparecer en los presupuestos y más tarde en las propuestas electorales de todos los partidos, tras pasar una legislatura sin pena, ni gloria, pues incluso con este retraso bien estaría para las miles de familias que son atendidas actualmente en un viejo espacio que además necesita ser mejorado. Pero ojalá no se llegue a esa situación y en unas pocas semanas, nuestros próceres, sin comicios inmediatos, reconozcan que se puede hacer mejor y que han dejado una propuesta inclumplida y se vuelvan a poner manos a la obra. Y con las listas de espera, eficacia, por favor, eficacia y coherencia.


08
May 14

25-M

Por mucho que se empeñe el Partido Popular en intentar dotar de perfil bajo a la campaña electoral, tan bajo que no habían contado ni con el ex presidente Aznar, el día siguiente de la votación para las elecciones europeas -por cierto mi cumpleaños- todos los analistas intentarán aplicar los votos a lo que podría suceder en unas elecciones generales cuando todavía resta jugar la mitad del partido. Pero así será y de ello -que no de Europa- estaremos viviendo los medios otra temporada.

Pero no será sólo deducir los sufragios de las europeas a las nacionales, habrá también quien estudie si puede afectar a su comunidad autónoma, a su ayuntamiento o repasar las mesas electorales para comprobar el ‘efecto Gamonal’ y como ejercicio periodístico no está mal, pero de ahí a deducir lo que harán los electores en próximas ocasiones va un trecho, y un trecho que parece demasiado grande.

Si puede ocurrir, sin embargo, que se vea si algunas coaliciones o partidos de reciente creación puedan tener futuro. Si Podemos puede restar algún voto a la izquierda de Izquierda Unida, o si Vox va a recoger a algunos de los desencantados del Partido Popular. O incluso ver el tope de UPyD en un momento donde la papeleta puede que se rife más ya que no existe tanta dependencia del voto útil. Y efectivamente entre la pugna electoral que mantienen PP y PSOE en todas las encuestas servirá para comprobar el tirón electoral de Arias Cańete o de Valenciano.

Tampoco parece que pueda valorarse como significativa la abstención, que será mucha, pero al igual que en el resto de países que se citan en las urnas. Y poco creo que vaya a cambiar mucho la política común europea donde las soluciones no parece que sean muy diferentes. Dicen los de IU que en el setenta por ciento de las votaciones de estos cinco años han coincidido conservadores y socialistas.

Saben, me hubiera gustado que en estas elecciones, el gasto que pagamos todos se hubiera reducido a la mínima expresión, no sólo a las vallas que Óscar López anunció que ya no les representan. Y también conocer el efecto real de todas las mareas en el voto, pero a dónde se dirigirá, ¿al voto en blanco, a la abstención, a alguna coalición de izquierdas? Lo que no tengan ninguna duda es que los nacionalistas si suman mayorías en su territorio habrán dado por válido ese resultado para decir que ya no son españoles.