Un militante perplejo 

Me he encontrado con un militante del Partido Popular a todas luces perplejo. Ronda los cuarenta y pudiéramos decir que no pertenece a la vieja guardia . Eso sí, siempre ha sido fiel a las siglas con su papeleta de voto, y deduzco que lo seguirá siendo por la fuerza con que defiende la existencia de un partido de centro derecha. Pero eso no le evita su perplejidad.

No entiende que teniendo  la oportunidad de que Podemos no esté en el próximo gobierno, el PP no se abstenga en la investidura de Sánchez. Me dice que ellos serían la  primera fuerza con que tendría que negociar el nuevo ejecutivo para cualquier tema, dado que Ciudadanos y Podemos están en las antípodas, vamos como Sánchez y Rajoy ahora, y esto le tiene ciertamente encabritado. Tampoco entiende la postura del líder socialista negando por el bien de los ciudadanos un gobierno de concentración entre las dos principales fuerzas políticas.

Además, cree que de haber nuevas elecciones quién asegura que tengan de nuevo mayoría absoluta en el Senado, con la cual actualmente pueden controlar todas las posibles reformas constitucionales. Le digo que lo que tienen que conseguir es que el Senado desaparezca porque es una institución inútil para pagar servicios prestados. Casi le convenzo. Cree que lo de la desaparición de las  diputaciones nunca va a ocurrir , sino que es un brindis al sol, y pese a que no se ha leído el documento del bipartito no encuentra cómo van a crear los puestos de trabajo que dicen que van a generar, por lo que augura un breve gobierno.

Por otra parte,  le da mala espina lo de las nuevas elecciones de junio. Cree que la gente de su generación todavía podría seguir yéndose a la formación naranja ya que incluso a el Albert Rivera le cae bien pese a los ataques que sufre desde los populares. No se fía un pelo que socialistas y naranjitos suban mas que actualmente y nos encontremos con la misma historia acentuada.

No puedo transcribir los calificativos que dedica a Rajoy. Lo valora como un buen presidente de Gobierno que ha hecho mejorar a España durante la crisis, pero un mal presidente del partido que no ha encarado los problemas de su casa  de frente. Y que el nuevo equipo que ha formado, salvo excepciones, parece que les faltan ideas y cintura, cortados todos por el mismo patrón, con los mismos argumentos e incapaces de generar ilusión.

Por eso piensa, y en eso creo que coincide con muchos de sus correligionarios, que lo que debe hacer el partido es pasar a la oposición y organizar congresos a todos los niveles, listas abiertas y primarias. Y dejar paso a nueva gente que defienda los intereses de siempre del partido. Y mucha autocrítica, y también propuestas. Tipos que respeten las rastas, las coletas, el cine y la cultura, pero que defiendan los principios fundamentales que siempre han acompañado al PP. Dice que esa gente existe pero que ahora no quiere ni asomarse por los populares. 

Le miro, le doy la mano, y le compadezco. El partido que el quiere, el que le gustaría a muchos espańoles todavía se adivina lejos en el horizonte.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Tags:

Deja un comentario