14
Mar 17

La sucesión

Pues ha estado tantos años Herrera al frente del Partido Popular en Castilla y León y de la Junta -tantos como el no hubiera querido- que para muchos ha supuesto un shock su decisión de dejar ya uno de los dos puestos. Y a mí me hizo equivocarme. Así que les pido disculpas por lo que les pude llegar a confundir en esta Página Par hace dos semanas, donde indicaba que continuaría en los dos cargos hasta 2019, aunque visto desde otra perspectiva bien pudiera parecer que lo que el político burgalés ha hecho es decirle al presidente nacional de su partido que ahí te quedas. Pero eso es ir más allá de la mente inescrutable de Juan Vicente Herrera, y no es bueno hacer muchos ejercicios en este sentido.
Sí es cierto que también pensaba que a Herrera le sucedería una mujer. Todavía restan más de dos años para las autonómicas, y ya nadie descarta nada, pero todo este proceso parece enfilado, y lo que nadie quiere es perder la unidad con la que supuestamente cuentan los de la formación de centro derecha.
Dos son los candidatos -en esto acerté, publiqué casi veinte nombres posibles, y estos estaban en la lista aunque no apostara mucho por ellos en ese momento-, los dos tienen años de gobierno en el equipo de Herrera, los dos también son altos cargos en el partido regional, y los dos ejercen ahora de alcaldes, por donde deberían pasar muchos que aspiran a hacer política nacional. Además son procuradores con lo que mantienen vivo su conocimiento regional.
Ahora, en unos días, tienen que ganarse la voluntad de los militantes que tienen al día su pago y que se han inscrito para votar el viernes. Lo que parece que pueda ocurrir es que en esta primera votación no salga proclamado ninguno, y sean los compromisarios los que elijan en votación en el Congreso del 1 de abril, pero cualquiera sabe. Ha recorrido más kilómetros y se ha hecho más fotos Silván por su cargo en Fomento. Pero Mañueco es el secretario territorial y los aparatos provinciales también le conocen bien. También ha viajado más a Madrid. Todo podría pasar.
Herrera era partidario de primarias y aquí las tiene. Leo que ha intentado que solo haya una candidatura. Es probable. También lo es que si uno gana con holgura aunque no con suficiencia para eliminar una segunda votación, el segundo aspirante se retire, para intentar conseguir de mejor manera la integración. Dicen que uno, Silván, es el candidato del actual presidente, y otro, Mañueco, el de Génova. Probablemente. Pero salvo el ‘bocazas’ del presidente del PP de Segovia, los demás cargos se han mostrado cautos en mostrar apoyos. Porque por vez primera en este partido, en esta convocatoria, son los militantes los que deciden, y no siempre opinan lo mismo que aquellos que ostentan cargos. Aunque desgraciadamente no serán mayoría aquellos que pueden votar por no tener al día su cuota con el partido, al menos han comenzado a abrir el PP.


08
Mar 17

La posición estratégica, ¡coño!

Andamos metidos en discusiones vagas sobre la conveniencia o no del ‘Devora’ en la capital burgalesa. Mientras no nos diferenciemos con algo radical, difícil será competir con la gastronomía de nuestros alrededores, y en general de España. Hay mucho nivel en casi todas partes. Tengo para mí, y quisiera equivocarme, que la mayoría del movimiento que generó el Devora en anteriores convocatorias sirvió para que los burgaleses salieran a comer fuera de casa y quizá a invitar a algún amigo o pariente de lugares cercanos.
Desde hace un montón de años, a cada persona que venía a Burgos -a mí también me ocurrió- se le insistía en que lo importante de esta provincia era su posición estratégica. Un tema que, sin embargo, han hecho valer solamente unos pocos, y no precisamente políticos que son los que nos han olvidado en las infraestructuras: se les debió acabar el presupuesto público al finalizar la A1 entre Burgos y Madrid.
Así, poco a poco, vamos perdiendo nuestra capacidad logística, pese al empeño, por ejemplo, de la Cámara de Comercio con la defensa del corredor atlántico tanto para viajeros como para mercancías, tan importante y necesario en nuestra conexión con Europa.
Es inconcebible el parón que la alta velocidad está generando en Burgos, mes tras mes sigue si haber fecha de llegada del tan soñado AVE y menos del proyecto entre Burgos y Vitoria. También se han olvidado del tren directo entre Burgos y Madrid, pasando por Aranda de Duero, que ni para personas, ni para mercancías tiene futuro según algunas administraciones; cuando precisamente conocemos la importancia que el ferrocarril cuenta para el tranporte en todos los países, y lo bien que vendría para la logística burgalesa recuperar esa vía, una vez perdida por la alta velocidad la línea más corta entre la capital y nuestra tierra.
Pero el paso de tortuga es también firme en la conexión con La Rioja y con Cantabria. Y la N1 sigue con parches mientras en la AP1 se circula con aparente tranquilidad, siempre pagando. En este mundo, donde las grandes industrias lo que piden es logística y que su producto se dirija raudo y veloz hacia los puntos de distribución y venta, estamos perdiendo ritmo y competitividad con la repercusión que puede tener para nuestra política industrial.
Burgos no atraerá todos los turistas que nos gustaría en verano, y mayoritariamente serán de paso por mucho que algunos se empeñen en intentar lo contrario. Hace frío. Más que conseguir que la gente que venga duerma más, tendríamos que intentar que vengan más y subir así las cifras de ingresos y de visitantes.
Por eso, nuestra capacidad industrial, la que nos llevó a autocomplacernos como capital industria de Castilla y León sigue siendo básica y fundamental para el futuro de nuestra provincia. Que lo importante es la posición estratégica ¡coño!

Columna publicada en Diario de Burgos el 6 de marzo