Regino

El tipo, todo un medalla olímpica, se ha roto todo el cuerpo a lo largo de su carrera deportiva para llegar al bronce en snowboard, pese a haber nacido en Ceuta y criado en Mijas, donde no han visto la nieve en los últimos quinquenios. Se ha dañado un hombro, se rompió la clavícula, tiene operadas las dos rodillas, el otro hombro y también hizo crack el cúbito y durante las carreras en las que participó en los Juegos tenía una muñeca con una fisura. Regino es desde los 4 años un friki de la nieve, donde le llevaban sus padres –también amantes de la misma- todos los fines de semana, desde Málaga a Sierra Nevada. Veinte años después ha demostrado que se puede nacer en el continente africano y estar entre los mejores en una especialidad en que en menos de dos minutos te juegas hasta la vida.

A Regino nos lo podríamos encontrar, fuera ya de las montañas, en cualquier concentración motera de las que hay por ejemplo en Valladolid. Con sus anillos con calaveras, con sus múltiples tatuajes y con su Harley Davidson a cuestas. Ya tienen los de Pingüinos un posible candidato para ser premiado en su próximo evento. Por su envergadura pudo ser perfectamente pívot de balonmano. Y por su barba, pirata en cualquier barco. Dice que antes que afeitarse la misma se corta los coj….

Tiene una voluntad de hierro, parecida a la imagen de su casco que podría pertenecer a cualquier superhéroe, y que probablemente se ponga de moda. Es, como muchos de nuestros deportistas, un ejemplo para nuestro país. Difícil de encontrar recursos y patrocinadores fuera del fútbol y del baloncesto, pero grandes a la hora de luchar por unos colores. Y sino que se lo pregunten a los jugadores de la selección española de rugby que están muy cerca de volver a hacer historia clasificándose para el Mundial de Japón del año que viene. O a los de balonmano, recientes campeones de Europa. O a los de fútbol sala, subcampeones. Y a nuestro patinador Javier Fernández, ganador de un bronce que a todos nos sabe a oro. Y…..

No es difícil admirar a Regino. Solo basta con ver la prueba donde se alzó con la medalla. En cualquier momento, como les ocurrió a los que iban detrás de él, podía haberse caído, y no solo perder la opción al tercer puesto, sino romperse por cualquier parte, como ya le ha ocurrido en contadas ocasiones. Pero es un tipo valiente, luchador, a todas luces honrado, y español, en un momento donde para algunos el país que defiendes con tu escudo y tu camiseta les da lo mismo.

Ojalá España contara con muchos Reginos. Ha conseguido su sueño que era un podio olímpico. Y ha conseguido que su deporte sea conocido en nuestro país. Los hermanos Fernández Ochoa lograron que la afición al esquí se multiplicara. Regino está a punto de conseguir que me suba con una tabla a la estación de Lunada. (Es broma)

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comments are closed.