Ahí siguen los camiones

Pareciera que todo iba a solucionarse de forma rápida. Pero tengo para mí que ni el Ministerio de Fomento, ni la Consejería del ramo, están ahora muy boyantes como para cumplir las promesas con las que el ex alcalde de Santander se dedica a regar el territorio nacional desde su altavoz ministerial. El dinero que hay en las arcas estatales, poco o mucho, se dedica al gasto social, que no tiene mucho que ver con vías y asfalto, y es lo que demandan fundamentalmente aquellos que pagan impuestos: dependencia, servicios sociales, educación,  sanidad y pensiones, tan de moda últimamente. Los restos quedan para poco.

Así no es extraño escuchar, negando la evidencia, que el AVE llegue a Burgos cuando tenía que llegar, o que el acuerdo entre el Estado y la Junta para llevar los camiones a la AP1 sería de forma inmediata. No hay más que darse una vuelta por la Nacional 1 para comprender que aún falta mucho para esa realidad.  Diario de Burgos ya se ocupa en su portada todos los días de recordar el tiempo que restaría para la liberalización de la AP1 –menos de 250 días- cuando todavía no se ha producido ningún movimiento en su favor, más que una declaración política que si no se persigue por parte de los parlamentarios elegidos por Burgos podría finalizar en la papelera del secretario general del Ministerio.

Tendría que ser la noticia del año cuando se haga balance a finales de 2018 de las actuaciones ocurridas en la provincia de Burgos. Después de años de dilatarse ha llegado el momento de que se cumpla no una promesa, sino la ley, salvo que volvieran a sacarse de la manga algún otro intercambio para que la concesionaria siguiera explotando la autopista. Y solo se me ocurre que sería muy difícil de explicar para todos los que día tras día atraviesan la N1 para evitar pagar un peaje caro, y sobre todo para los transportistas que están todo el día en la carretera. Ya han bajado los precios de su actividad, como para tener por obligación que abonar una segunda tasa de circulación.

De momento ya hemos comenzado el mes de abril sin ninguna perspectiva. Hay personas e instituciones que están trabajando no solo por esa liberalización, sino por el avance en otras comunicaciones, como puede ser el Madrid directo del ferrocarril para el transporte de mercancías, en donde vuelven a encontrarse desde Madrid la callada por respuesta, y eso contando con el apoyo de las cámaras de comercio implicadas de norte a sur de la península ibérica. En cuanto al AVE si no hay explicación para el retraso que lleva, todavía menos si su objetivo final no es la conexión con Francia por el País Vasco.

De la Serna, que es un ministro viajero, se habrá dado cuenta ya –tiempo lleva en el sillón- de las necesidades reales. Pues que trabaje.

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comments are closed.