Una provincia cinematográfica

Recientemente dos programas de televisión: Un país mágico, que presenta el simpático Miguel de Lucas, y Dónde estabas, presentado y dirigido por Ana Pastor, nos volvían a acercar a lugares singulares de la provincia de Burgos y a los escenarios más emblemáticos de la capital. Hay directores de cine, como es el caso de Antonio Giménez Rico, que en esta tierra han encontrado muchas de sus localizaciones;  y hace más de 50 años, Sergio Leone buscó aquí, cerca de Salas, un lugar para su cementerio de ‘El bueno, el feo y el malo’ que pasaría a la historia con Clint Eastwood, Lee Van Cleef y Eli Wallach, y que han vuelto a poner de moda los apasionados que han llevado a cabo ‘Desenterrando Sad Hill’, un lugar que ya se está convirtiendo en una cita para los amantes del cine y del western, pese a no llevarse un Goya sobradamente merecido.

Mientras, hemos visto paseando, por ejemplo, por Atapuerca y el MEH al recientemente nominado al Óscar Viggo Mortensen, o al incombustible Jorge Sanz, o la encantadora Elena Rivera, Karina en Cuéntame, o a Aitana Sánchez Gijón, entre otros, además de escritores, cantantes, guionistas…. Algunos de ellos se pierden de norte a sur o de este a oeste por rincones maravillosos de Castilla y Burgos. O se adentran en nuestra inefable Catedral. Conocen ya las bondades de Burgos y sus gentes, de su gastronomía y su paisaje, de su patrimonio y su historia. Y eso es ya una pica en Flandes.

Quizá no estaría mal crear ya, definitivamente, una ‘Burgos Film Commission’ que ponga aun más en valor lo que ya hacen nuestros visitantes. El impulso y el ejemplo de Sad Hill puede valer de ejemplo y de punto de partida. No nos faltan ni creadores, ni historiadores de cine, ni directores, ni magos.  Pero sobre todo tenemos un paisaje para trasladarnos a historias medievales o actuales, primitivas o futuras… Quizá nos falte un John Wayne para vender, como el lo hizo con su querida tierra irlandesa.  Hay oficinas que intentan traer a este poderoso mundo cinematográfico a nuestra región, ahora que se han multiplicado las plataformas para exhibir películas y series. Solo basta recordar cómo los apasionados de Juego de Tronos van pisando las mismas huellas que sus actores preferidos, o como otros escogen la ahora triste Nueva Zelanda para, si hay suerte, encontrarse con hobbits, elfos o enanos. O la admiración que entre los más pequeños despierta el mundo Disney, en todas sus facetas.

Varias provincias de Castilla y León ya cuentan con su Film Comission, también la administración autonómica. Bien solos o con otros no podemos abandonar ese impulso, aprovechar el momento que viven no solo las grandes compañías históricas sino el boom de Amazon, Netflix, HBO…. Por tener, contamos hasta con burgaleses en la meca del cine. La Diputación ya ha hecho sus pinitos, ¿y si nos remangamos ahora?

 

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Tags: , ,

Comments are closed.