El debate

Todo parece indicar que el único debate que se celebre a nivel nacional en una televisión, antes de las elecciones generales, con los primeros espadas de las cinco principales formaciones políticas, será el próximo 23 de abril en las cadenas de Atresmedia, y moderado por Vicente Vallés y Ana Pastor. Curiosamente los dos han estado en varias ocasiones en el Museo de la Evolución Humana de Burgos, así que tienen bien plantados los pies en la tierra. Veremos también si la empresa de la periodista tiene previsto durante la emisión del mismo hacer fatcheking en las redes sociales, con las manifestaciones de los candidatos y comprobar la veracidad de las mismas.

Habrá que preguntarse, entre otras cosas, como siempre en todas las decisiones, a quién beneficia inicialmente el debate. Todos lo han pedido, aunque algunos hubieran preferido un cara a cara con el actual presidente del Gobierno, que les ubicara como la principal alternativa al Partido Socialista. Parece que Sánchez, que ha tardado en contestar a la invitación, sería el principal agraciado, si no falla de forma estrepitosa, siendo lo más probable que hacia el se dirijan las ‘iras’ de Casado, Rivera y Abascal, e incluso Iglesias, que tendría que marcar más su territorio, lo que haría al socialista más firme. Puede que también Vox sea ninguneado por el resto, todavía no tiene representación en el Congreso, y sería una forma de evitar que siga sumando porcentajes en los sondeos…o de todo lo contrario. Casado sabe que siempre ha tenido voto oculto y en ocasiones sus fieles se han quedado en casa, algo que no es fácil que ocurra en esta ocasión. Hasta Tezanos tiene demasiados indecisos en el CIS. Y Aznar va a participar en campaña y uno de los lugares elegidos es Burgos, donde el PP querrá mantener sus 2 escaños habituales sobre los 4 existentes. Rivera no lo tiene fácil en la ‘España vaciada’ y fue precisamente en la capital burgalesa donde comenzó a lanzar sus propuestas para el medio rural. Esas de las que se olvidarán todos, una vez se conozca el resultado final.

La pena es que los gurús de los partidos, aquellos que están detrás de todos y cada uno de los candidatos, intentarán que el debate sea lo más previsible posible, por mucho que Vicente y Ana se empeñen en todo lo contrario.  Además, esta campaña no es de grandes mítines y el único que se atreve a espacios grandes parece ser Abascal, aunque todavía desconocemos si lo que acuden a escucharle son los únicos que le votarán luego.

Hice una quiniela hace ya algunas semanas para Burgos, en la que daba 1 diputado para 4 formaciones políticas. Sin ni siquiera vaticinar quién se puede quedar fuera de esos cuatro escaños. Y en el Senado también se pueden manifestar sorpresas, aunque muchos votantes son bastante fieles a sus partidos, también podrían sorprendernos, al igual que posteriormente las europeas, donde todos somos un poco más  audaces, porque no le damos la importancia real que tiene el Parlamento en Bruselas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Tags:

Comments are closed.