Cultura para no envejecer

Recién llegado a Burgos descubrí que esta ciudad estaba llena de poetas, de buenos poetas. Se sumaban los premios a autores de la tierra, se multiplicaban las presentaciones, y en el Diario de Burgos se recibían decenas de poesías de aficionados, y no tanto, para publicar en un espacio tan destacado como Cartas al Director; algunos de los autores  las acercaban personalmente y llegaban  a recitarlas.

Pero no solo eran los artistas los escribientes. También  bailarines y danzantes brillan en este territorio. Se sumaban escuelas, asociaciones, peñas que tenían su cuerpo de baile. Se convirtieron en protagonistas del desfile de las fiestas mayores. Uno de las dos escuelas profesionales de danza de Castilla y León se encuentra en Burgos y cuenta con alumnos brillantes. Y una academia de danza contemporánea que no ha tenido complejos en llamar a un encuentro Burgos-Nueva York, y con toda la razón del mundo.

Tenemos un conservatorio de alto nivel de profesorado, y una Escuela de Música municipal que recibe el nombre del ilustre Antonio de Cabezón. Rafael Frühbeck de Burgos aportó su conocimiento en la dirección de Orquesta por todo el mundo.  Contamos con una Orquesta Sinfónica, y con una Joven Orquesta, además de las bandas que destacan en varias localidades de la provincia. Y ahora La Moda y Diego Galaz, por significar dos ejemplos evidentes, triunfan en los mayores escenarios. Y podemos seguir sumando una Escuela Municipal de Teatro, y grupos de actores que intentan salir adelante, Y artistas circenses que viajaron hasta el Circo del Sol e intentaron, y quiero pensar que intentan, abrir una Escuela aquí.

Por no hablar de pintores, escultores o genios incalificables como Cristino. Por algo Lorca cantaría a Burgos, una ciudad ‘de torres de aire y plata´.  Y podemos seguir con artesanos, joyeros, herreros…. Hasta aquellos que levantaron las iglesias románicas del norte de la provincia, o edificaron la Catedral, que tantas alabanzas se lleva, por lo cuidados que están hasta sus más mínimos detalles.

La cultura en Burgos le lleva a Fernando Ortega a escribir un Diccionario de la misma, con más de 1.000 entradas y donde solo recoge una década, de 2000 a 2010. Y no hemos citado al gregoriano –que llegó a ser disco de oro- , o a cineastas. Y no hemos viajado por otros mundos, porque la ciencia también es cultura. Y seguro que me dejo profesiones asociadas.

No solo en Burgos, en Castilla y León vive un montón de gente que tiene alma de artista. Que toca como nadie el piano, o la trompeta, que escribe un soneto, que hace monólogos, y que convierte el barro en una obra para la eternidad. Y esto no debemos de perderlo. Y hay que seguir fomentando junto a las vocaciones científicas, las de la cultura –o culturetas según el nivel de intensidad, que gracias a Alsina y Amón y sus compinches de Onda Cero se ha transformado en una palabra positiva-. Y tenemos que aprender a soñar, aunque solo sea para que cuando lleguemos a la jubilación tengamos una afición que nos impida envejecer rápido.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Tags: , , , , ,

Comments are closed.