Archivo por meses: octubre 2021

Dos versiones

La verdad no se encuentra sencillamente expuesta al público en general en un tablón de anuncios. Que hay que buscarla, y en la medida de lo posible conservarla. Pero esto ha cambiado. Muchas personas creen tener su verdad y los demás, y más si estamos cercanos ideológicamente, la damos por válida, por real, por única, y ni nos planteamos la mínima contradicción con lo que realmente puede ocurrir en el entorno. Y así andan los jueces, los políticos, la policía, los periodistas, y hasta los futbolistas que pretenden, pese al VAR, que cualquier caída en el área se convierta en penalti. En el baloncesto, sin embargo, el flopping, literalmente tirarse, empieza a estar penado con una falta técnica a veces decisiva.

Que puede que la responsabilidad la tengamos las propias profesiones, no les digo nada de los políticos que el engaño se produce a propósito con medias verdades o incluso noticias falsas, o con profesionales que venden su versión, por interés personal, sabiendo que apenas se va a contrastar, ya sea a través de las redes sociales o de los medios de comunicación tradicionales, o en el boca a boca, que a veces es el medio más rápido de transición. Y como tenemos que ser los más altos, los más guapos  y los mejores, tenemos magistrados estrella, antes de que se estrellen, comisarios convertidos en espías, políticos sin bagaje personal, tertulianos que saben de vulcanología y de las razones de la subida de la luz, o periodistas que en unas circunstancias difíciles para la profesión pretenden contar sin contrastar o sin apelar a las dos versiones o a las diferentes fuentes que tanto se enseñaba en las facultades de Periodismo.

No hay más que repasar las hemerotecas y las primeras declaraciones sobre la pandemia de los principales responsables sanitarios del país –era solo una gripecilla- , las razones  por las que una ministra venezolana aterriza en Barajas con nocturnidad y alevosía, o si realmente el PP y Vox no se entienden o todo es una táctica cara a unas posibles elecciones generales. Todo requiere una investigación y para eso no hay ni tiempo. Las redes han logrado dar verosimilitud a un tuit que ha conseguido al menos centenares de likes. Y si es contra nuestro enemigo ideológico mejor.  Y si luego no es verdad, no encuentras la rectificación en ninguna esquina. Porque somos más solidarios, eso sí, pero mucho más orgullosos y qué juez, abogado, médico, policía, político o periodista… por indicar algunas de las profesiones lustrosas, vamos a reconocer que nos equivocamos. Ninguno.