11
Mar 14

Youtubers

Eran una pandilla de entre 20 y 30 adolescentes, no mayores de 14-16 ańos que esperaban pacientemente en la puerta del Fórum Evolución, algunos con sus skates, el jueves por la tarde a dos de sus ídolos, dos jóvenes veinteańeros calificados como youtubers, que cuentan con más de un millón de seguidores cada uno de ellos en esta red, que son españoles, que no cantan, ni juegan al fútbol sino aparentemente hacen una cosa que pudiera ser simple todos los días: subir a You Tube varios vídeos que por su enorme número de usuarios les permite cada mes por las visitas que genera  ganarse la vida dignamente.

Un poco después esa misma tarde  Melanie Parejo, manager de alianzas estratégicas de You Tube, comentaba en el Magazine de La 8 televisión que cada minuto se publican más de 100 horas en esta red social, perteneciente a Google, y cuyo 80 por ciento procede de fuera de EEUU siendo su origen precisamente norteamericano. Los vídeos en las redes fueron analizados en una mesa redonda en el Congreso #iRedes por estos tres protagonistas y forman parte de un fenómeno que aunque algunas generaciones estemos ajenos a el, no debemos dejar de pasar sobre todo si uno de nuestros objetivos es comunicar y más teniendo en cuenta que los jóvenes dedican a ello muchas horas de su tiempo libre.

Si parece que todos estamos de acuerdo que internet ha transformado el mundo y somos conscientes de que debemos estar en el, aunque no tengamos claro el modelo de negocio, pese a que algunas empresas  como Amazon e iTunes lo hayan descubierto con tiempo de adelanto, no dejan de sorprendernos tipos como estos dos youtubers de 18 y 20 años, Alex e Isma, y como ellos unos cuantos que se manejan con habilidad en una red que  da la sensación que ha compartido nuestra vida , nació en 2005 y el año siguiente fue adquirida por Google por una cantidad 10 veces menor por la que Facebook compró Whatsapp, 1.400 millones de euros.

Estamos en una sociedad que avanza de forma exponencial en cada aportación a la red, que la tecnología apunta siempre por delante de la economía y la rentabilidad de los negocios, que cuenta con más creadores que gerentes, y donde ya los más jóvenes han comprendido que este sí es su mundo.


19
Mar 13

Pagar por la información

Este fin de semana se celebraba en Huesca un Congreso de Periodismo que se ha afianzado ya en las citas anuales sobre la profesión. La semana anterior, el encuentro sobre Comunicación tenía lugar en Burgos, un Congreso #iRedes que versa fundamentalmente sobre nuevas tecnologías y redes sociales, que avanza ya hacia su cuarta edición,  y que además del medio millar de asistentes se multiplicaron por treinta las personas a través del streaming en internet. En los dos foros, los protagonistas, tanto periodistas como emprendedores de compañías digitales, o directores de medios en internet (caso de eldiario.es, infolibre.es o elconfidencial.com ) abogaron por la necesidad de que los usuarios, los lectores, deben pagar por la información, ya sea a través de convertirse en socios de la empresa editora como es el digital del burgalés Ignacio Escolar (diario.es ha llegado a los cuatro mil), lo que vienen a ser los suscriptores de un periódico impreso; o por medio del pago por la descarga de los ejemplares a través de diversas plataformas, como lleva tiempo ocurriendo a través de Kioskoymás, Orbyt o con la reciente aplicación creada por Diario de Burgos.  Las dudas surgen al ponerle precio a esos contenidos.

Los ingresos por publicidad en los medios llamados tradicionales ya no serán lo mismo que  hace unos años. Desconozco las cuentas de los diarios de papel, pero me temo que muchos de ellos estén viviendo en la cuerda floja, en números rojos, al caer también la publicidad institucional de una forma exponencial. Durante mis años en Diario de Burgos pude comprobar que el hecho de llegar a algunos puntos de venta alejados de la provincia sabíamos que era deficitario, aunque se vendieran todos los ejemplares que allí se depositaban, pero los principios del propio periódico obligaban a estar presentes en todos los rincones. ¿Se podrá mantener así cuando internet ya llega, y el ahorro de distribución y venta es grande a pesar del hábito de los lectores a ‘tocar’ su periódico de papel? Ahora, además, muchas veces, la dificultad procede de los kioskos que van desapareciendo porque no el negocio disminuye y hay que recurrir a otros establecimientos comerciales.

El asunto, como comentaba, es acertar con la cantidad que los lectores están dispuestos a pagar, y en eso se lo juegan las empresas periodísticas. Y, sobre todo, en mantener la calidad de la información, la que exige el oficio del periodismo, el contraste, el respeto a las fuentes, la búsqueda de la verdad, la investigación. Desgraciadamente, con más de 40.000 licenciados en paro, y con una desproporción tan grande entre la oferta y la demanda en el trabajo, la dignidad de los propios periodistas cuesta más mantenerla y solo el rigor, la profesionalidad y el trabajo podrán salvarla.

Siempre he pensado que lo que se pagaba en el kiosko por un ejemplar de un periódico era excesivamente poco. Y aun así, los lectores se agolpan en la barra de los bares para esperar su turno. Prefieren un café a 80 páginas de droga dura de información por el mismo precio. Hasta los diarios deportivos, seguidos por forofos, ven cómo se van trasladando sus lectores del papel a la red. A la empresa periodística lo que le ocupaba realmente no hace mucho tiempo era el impacto de los anuncios –el número de lectores por ejemplar-, porque los ingresos publicitarios dependían de ello, y no necesariamente la venta directa. Ahora, esos ingresos por la venta son básicos en relación con los publicitarios, y de ahí que estén buscando cuál es el nuevo modelo de negocio que muy pocos todavía han encontrado a través de la web. Pero todos debemos sensibilizarnos que una información de calidad exige un coste. Las tertulias de las radios y las televisiones, por ejemplo, se nutren todavía de lo publicado en los medios escritos. Los periodistas, comemos, dormimos bajo techo, viajamos, trabajamos muchas horas, y no solo a cambio de la firma, también hay detrás familias, hijos y vida.

Creo en la prensa escrita, ya sea en papel o a través de las numerosas plataformas digitales del mercado, porque nuestra curiosidad se remonta más allá de los primeros sapiens. Pero creo también en que esa prensa solo se mantendrá con buenos periodistas, con vocación, sí, pero también con recursos para luchar de forma independiente en un mundo en crisis. Y quizá suponga una revolución que más tarde o más temprano habrá que afrontar. Quizá las grandes corporaciones se vayan sustituyendo por empresas más pequeñas y ajustadas, pero no nos olvidemos, que en medio de toda la vorágine siempre existirán las firmas de aquellos periodistas que nos son referencia y a los que solemos acudir, y el trabajo de un equipo, de una redacción, que le da solidez y veracidad al medio.


19
Feb 13

Una ciudad ‘enredada’

Para muchos, Burgos, con su tradición, con su historia y su patrimonio, no pudiera parecer una ciudad embarcada en las Nuevas Tecnologías. Es cierto que si en el Hospital de la Concepción se hubiera apostado por el Centro de Nuevas Experiencias Digitales de Castilla y León, hubiéramos contado con un edificio emblemático. Pero no ha podido ser, pese al impulso de algunos concejales, y el desapego de otros.  Sin embargo, Burgos es pionera en eventos cercanos a las redes, desde internet a las sociales, y vinculadas también a los emprendedores, surgidas también desde las nuevas tecnologías.

Iniciador tiene que buscar cada mes un lugar para acoger a decenas de asistentes. El último, la cafetería Evo, en el Fórum, se quedó pequeña.  Son la mayoría de sus organizadores jóvenes, ilusionados, y que no cuentan con remuneración. Su objetivo es la relación, el networking que ahora se estila. Y los ponentes suman un alto nivel de ello. Los asistentes, muchos estudiantes, emprendedores, y burgaleses. Y pocos políticos. La iniciativa fundamental, la de los Jóvenes Empresarios, a la que se han sumado también patrocinadores como la UBU, Cámara, FAE y CEEI. Esta iniciativa que ha llegado a Burgos se realiza también en otros lugares del territorio español.

TechDAY60 2012 es otra cita mensual organizada por CSA con empresarios para analizar en 60 minutos los últimos avances tecnológicos. También la sede puede variar, en función de los destinatarios. Y seguimos sumando eventos, en breve también comenzará en Burgos el TEDxBurgos.  TED es un evento anual en el que algunos de los pensadores y emprendedores más importantes del mundo están invitados a compartir lo que más les apasiona. TED significa Tecnología, Entretenimiento y Diseño. TED por su parte ha creado TEDx, un programa de conferencias locales y organizadas de forma independiente que permiten disfrutar de una experiencia similar a las conferencias TED.

En torno a Twitter ya es popular #TwittBu , en torno a una cerveza, los tuiteros burgaleses debaten sobre actualidad, tecnología y buena vida. Estas citas en Asturias giran en torno a la sidra, y en Madrid hasta los jóvenes científicos y divulgadores para apurar sus penas se han sumado al Beer for Science que se extiende por todo el mundo. Podemos seguir hablando de #NetWorkingBUR, de @contuberniobur, que pretende unir a profesionales socialmedia, y del StartupWeekend Burgos, que de mano de la UBU, con el impulso de Nueve Comunicación están convirtiéndose en uno de los principales encuentros para desarrollar ideas de negocio tecnológicas de España, y el primero por supuesto en Castilla y León.

iRedes ya ha ocupado un espacio en esta Página Par en varias ocasiones. Este Congreso se realizará por tercera vez el 7 y 8 de marzo. Su referencia es ya internacional en castellano. Pero qué les voy a decir, cuando lo conoces desde su período embrionario. Simplemente, que les espero por allí. Burgos es una ciudad viva y digital. Y eso, tiene futuro.


27
Mar 12

Para qué sirven las redes sociales

Sábado al mediodía, quedo para almorzar con algunos de los asistentes al Congreso Iberoamericano de Redes Sociales iRedes. Tanto habían disfrutado de la hospitalidad de la ciudad de Burgos que habían decidido prorrogar el fin de semana en esta tierra. Acudimos a un restaurante cercano a la Catedral, enseguida uno de mis acompañantes abrió el iphone, la aplicación de Foursquare y vio lo que algunos de los usuarios opinaban sobre el lugar. Recomendaban la confitura de pato. Pinchó en la red social y se convirtió en un visitante más, espero que haya recomendado el lugar porque el cordero estaba impecable . Por curiosidad, entré en esta red y vi  las recomendaciones que hacían para diversos lugares de la ciudad de Burgos. Entré en el Museo de la Evolución y comprobé que 237 personas diferentes habían hecho chek-in, y 18 de ellos habían dejado su opinión, casi todas positivas, agradecí conocer la crítica, sobre la falta de entradas, pero había sido hace año y medio en el inicio del Museo, cuando nuestra organización la estábamos poniendo en marcha.

Continué comprobando algunas de las cuentas en redes sociales del MEH y habían crecido en estos últimos días con motivo de diferentes visitas que habíamos tenido. Jesús Calleja, en su cuenta de twitter, @desafiocalleja,  había recomendado su visita al Museo, y decenas de sus  seguidores habían retuiteado los 140 caracteres; el mismo día @Ristomejide había comenzado a seguir la cuenta @MiguelonMEH ,  cuenta con 720.000 seguidores en la red del pajarito, por lo que a buen seguro  servirá de impulso.

Mientras tanto en el Congreso  @motorbafer y @autobafer nos informan a través también de twitter dónde están algunos de los ponentes de iRedes, que han tenido que ir a recoger, como Marta Fernández, @mrtfernandez, la presentadora de Cuatro que se ha subido al coche oficial del evento al terminar su programa para poder llegar a tiempo a Burgos. Volverá otro fin de semana a conocer los yacimientos de Atapuerca. En estos dos días, además, @teloacerco ha tenido un detalle con los conferenciantes y se lo agradecen a través de las redes sociales.

Si alguno de los congresistas o cualquier ciudadano quiere ver las fotos del Congreso, no tiene más que acudir a Flickr para disfrutar de las imágenes de Victoriano Izquierdo, o también acudir a su cuenta de Instagram.

Saben, según la segunda versión del mapa de redes sociales que puden ver en www.iredes.es, 60 millones de personas siguen la red canadiense de fotos Flickr, 14 millones Instagram, 15 millones Foursquare, 13 millones la española Tuenti, 22 millones la red de blogs Tumblr, 800 millones Facebook, 500 millones Twitter, 135 millones Linkedin, una red que está creciendo exponencialmente en tiempos de crisis, utilizada por muchos responsables de personal de empresas para buscar candidatos, 15 millones tiene la sueca Spotify para escuchar la música que quieras. 490  millones buscan sus vídeos preferidos en Youtube, y en turismo en España hay que estar en Tripadvisor, una red con 45 millones de usuarios, o Minube, con 120.000. Las redes se multiplican a la vez que sus usuarios.

Hay muchas personas que ya en lugar del todopoderoso Google utilizan las redes como motor de búsquedas, como señaló el empresario digital Martin Varsavsky @martinvars en el inicio del Congreso. También él comentó en su intervención cómo usaba las redes, la pueden ver en Youtube .

Saben lo mejor de todo, que se puede hacer con un pequeño aparatejo que cabe en la palma de la mano, eso que llaman smarthpone.  @LeoHarlem fue el encargado de finalizar el Congreso iRedes con un monólogo sobre para qué sirven las redes sociales. También pueden echarle un vistazo en youtube,  y terminar este artículo con una sonrisa.

Columna publicada en Diario de Burgos el 26 de marzo de 2012


20
Dic 11

El segundo iRedes de Burgos

No dejan de ser datos, pero por su contundencia son significativos. La principal –al menos por el momento- red social del mundo, que es Facebook, aspira en un breve tiempo conseguir los mil millones de perfiles. Se dice pronto. Otras, como twitter, los quinientos millones, y el gigante de la red, Google +, dicen los expertos que fagocitará en unos años a ambas.

Lo cierto es que ha avanzado a tal velocidad la tecnología –el uso del smarthpone se ha generalizado, y quién no tiene en su familia a uno o varios con un iphone, una blackberry o un nokia con android- que los habitantes de este planeta nos hemos tenido que ir adaptando a la forma de conversar, ya sea en 140 caracteres, o marcando con te gusta aquellos enlaces que nos parecen relevantes, o sustituyendo el SMS por el whatsapp. Uno ya no sigue exclusivamente las noticias de los periódicos sino los comentarios de sus redactores o directores a través de Twitter, y no solo en prensa, sino en radio o televisión. Con crear una simple lista, y de un vistazo, puedes comprobar cuál ha sido el último tuit de los periodistas que te parecen más interesantes, relevantes o cercanos. Lo mismo te ocurre con los Museos de Ciencia del Mundo, los blogueros, o los futbolistas. Y poco a poco va sucediendo con amigos y familiares.

O también puedes constatar los vídeos que más han triunfado en la red a través de youtube, o las fotos más destacadas con flickr y ya nos quedaríamos cortos a la hora de hablar de contenidos musicales. Las redes –al menos en esta época- envuelven nuestras vidas, y sí, puedes vivir sin ellas, y no ocupar ni un minuto de tu tiempo en el ordenador o el teléfono, pero el ansia por conocer y la curiosidad de este género que se llama homo ha logrado que se extiendan de forma exponencial.

Por eso, aunque barra para casa, me parece relevante la apuesta que se está haciendo –aún en tiempo de crisis y la dificultad para encontrar patrocinios económicos- por mantener iRedes –el Congreso Iberoamericano de Redes Sociales- con sede en Burgos. En el primero ya nos planteamos las razones básicas para ello: Que Burgos es el origen del castellano, que en Burgos hay un empuje de la administración local y regional por las nuevas tecnologías, y que los que impulsamos iredes somos o vivimos en Burgos, y estamos orgullosos de ello. Que 40.000 personas vieran por streaming, en directo, el primer Congreso desde el Principal y que se quedaran con una imagen de esta capital moderna y de futuro nos puede llenar de orgullo, pero también solo es un dato. Lo importante es subirnos a un tren que está en marcha y que no necesita lanzamiento, de ahí que también nos gustaría que Burgos desarrollara proyectos tecnológicos –como puede ser el centro del Hospital de la Concepción o el Parque Tecnológico- que en este nuevo modelo productivo que se quiere crear parecen alternativas viables y eficaces.

(artículo publicado en DB el 19 de diciembre)


28
Feb 11

¿Y para qué sirve un tuit?

Dos mil millones de personas en todo el mundo ya han creado su perfil en cualquiera de las redes sociales al uso, desde Facebook, la mayoritaria y más generalizada, a Twitter, la que está creciendo más exponencialmente o la profesional Linkedin o la jovencísima Tuenti, u otras más especializadas como las presentadas en Burgos la pasada semana en el I Congreso Iberoamericano de Redes Sociales iRedes. Es cierto que su uso no está extendido en todo el Planeta, pero que más de 200 millones de personas sigan ya la información a través de 140 caracteres o sus enlaces muestran de lo que ya son capaces estas nuevas formas de comunicar de las que no podemos estar ajenos. Lo contaba en el evento burgalés Nicole Forttes, asesora del gobierno chileno en nuevas tecnologías, al afirmar que 21 de los 22 ministros de Piñera, incluido el propio presidente, escribían sus propios tuits diariamente, y no era raro verlos en las sesiones de su Congreso con la blackberry o el iphone hablando sobre el propio debate ¿Hay manera más directa de conocer la opinión de los principales implicados en una ley en tiempo real? ¿Hay posibilidad más cercana de rebatirles sus ideas e incluso esperar que a través del mismo medio te respondan?
Aunque todavía nos encontremos lejos del uso de estas redes, y hayamos presentado nuestro perfil porque somos conscientes de que hay que estar, no es menos cierto que los menores de 35 años se encuentran a gusto en ellas, dedican un tiempo en ocasiones mayor que a otras formas de comunicación e información, y a los dispositivos móviles no les ha quedado más remedio que adaptarse a esas necesidades. Durante el Congreso de iRedes de Burgos, más de 30.000 personas se conectaron al streaming (vídeo en directo) que se ofrecía desde el Teatro Principal a todo el mundo a través de diferentes páginas web (entre ellas las de El País, El Mundo, La Información o Cyldigital, además de la propia de iRedes). Muchos procedentes de países de otro lado del Atlántico, cerca de la mitad, especialmente de Colombia, Chile, Argentina, Venezuela y México. El encuentro burgalés fue en varios momentos del mismo trending topics mundial, es decir, el evento más comentado en toda la red twitter global.
Mucho se ha discutido sobre el valor de las redes sociales. Para Arturo Pérez Reverte seguían siendo útiles para comentarios entre amigos, que es así como considera a sus lectores; para Laura Gómez, gerente de internacionalización de twitter, son una fuente continua de información. Para el experto José Luis Orihuela no es precisamente el diálogo de la barra de un bar. Más de 20.000 tuits sobre iRedes en dos días desmuestran también que es un asunto que ocupa no solo a los artistas y deportistas (que son los que suman más fans en las redes), a los políticos, preocupados por su imagen, a periodistas o a frikis de la informática. A mí me gustaría, por ejemplo, que mi alcalde estuviera en una de las redes y respondiera mis preguntas, o que mis congresistas me contaran cómo defienden los intereses de Burgos en la Cámara Baja. O que el presidente de la Junta y su equipo (algunos ya lo hacen) fueran avanzando sus propuestas. Y así muchos ejemplos, no exclusivamente políticos. Es un tema y las cifras así lo manifiestan, que nos ocupa a todos. Y convive perfectamente con los medios de comunicación tradicionales. Por si quieren comentarlo, en twitter me encuentran en @ajmencia.


25
Ene 11

Cyl y Burgos digital

Si hubiera que votar al principal invento tecnológico de los últimos cien años, seguro que tras cierta controversia, al final sería Internet quien se llevaría el mayor número de apoyos. Ha habido muchos y muy importantes en esta revolución industrial, pero ninguno nos ha facilitado de forma tan rápida e instantánea la comunicación globalizada, el acceso a la información de todos los lugares del mundo, ha generalizado la cultura y nos ha hecho un poco más libres. Serán muchos los detractores y motivos hay suficientes, pero sin duda nadie podrá negar que ha supuesto una transformación en los hábitos de las personas en todo el mundo. En España, por ejemplo, el 57,4% de los hogares españoles dispone de conexión de banda ancha a internet; además, el número de internautas crece un 7,1% en el último año y se acerca a los 22,2 millones de personas.
No queda más remedio que aceptar la evidencia y para ello también las administraciones que nos gobiernan se han puesto en marcha desde hace algún tiempo. En Burgos hemos sido pioneros en los Espacios Cyl digitales, abrimos el primero de la región, dependientes de la Dirección General de Telecomunicaciones de la Junta que, con acierto, imaginación e innovación, comanda una burgalesa, Carolina Blasco. A finales del año pasado casi contaba con 6.000 usuarios, y lo que más destacaba era que un 65 por ciento tenían más de 40 años (un 13 por ciento de 65), lo que demuestra que nuestros mayores están accediendo a marchas agigantadas a las nuevas tecnologías de la información o a lo que se conoce de forma rimbombante como Sociedad del Conocimiento.
6.000 usuarios son también los que manejan, hasta ahora, Wifibur, la red municipal de acceso a internet que será gratuita en casi cuatro decenas de edificios públicos -con unas condiciones para evitar las polémicas descargas- y en algunas calles y plazas del centro de la capital. La ha puesto en marcha el concejal responsable, Eduardo Villanueva, que para eso es ingeniero de Telecomunicaciones, y que aunque no supone ninguna transformación urbanística aporta desarrollo a una ciudad que aspira a competir con las del entorno.
Por eso no es de extrañar que Burgos, Castilla y León, se puedan convertir en un epicentro de las redes sociales de nuestro país. Al I Congreso Iberoamericano iRedes, que se celebrará en febrero en el Teatro Principal, acudirán los principales expertos en lengua española. Desde Estados Unidos llegará la responsable de internacionalización de Twitter, con casi 200 millones de usuarios en el mundo, o el gerente de servicios digitales del Grupo Clarín, uno de los más importantes de Hispanoamérica, junto a los responsables de medios digitales de Unidad Editorial, ABC o El País, o la directora para España y Portugal de Amazon, que presenta casi oficialmente en Burgos su desembarco en la península Ibérica, por citar cuatro ejemplos de los intervinientes españoles. Pero todos son destacados especialistas en un ámbito que crece de forma exponencial.
Concluir el Congreso con un cara a cara entre Arturo Pérez Reverte y Juan Luis Arsuaga es desde luego un encuentro de lujo. Y todo ello, gracias a las nuevas tecnologías, se podrá ver directamente por la web, a tiempo real, y como un participante más en cualquier lugar del planeta.


05
Dic 10

iRedes

Aseguran que veinte millones de personas en España han creado un perfil en cualquiera de las redes sociales en que nos manejamos en este país, desde Facebook, la gran potencia americana, que afirma que cuenta con 500 millones de usuarios en el mundo, de los que once son españoles, a Tuenti, nacida española y con nueve millones de personas, preferentemente chavales, que se conectan una media de cuarenta minutos diarios. Youtube, Myspace o Linkedin son también grandes marcas que distribuyen música, vídeos o perfiles profesionales.

Son muy pocos los que escapan al efecto ya de las redes sociales. Pero también tienen derecho a ello. No son las redes tampoco sustitutivos de los medios, pero sí alcanzan en algunos momentos, por su permanente interconexión con el usuario, la capacidad de ser los primeros, y esto ya ha ocurrido con Twitter en numerosas ocasiones (donde en apenas 140 caracteres pretendes comunicar algo), o incluso pudiera contar como mi primera información sobre el atentado a la casa cuartel de Burgos fue a través de un comentario en Facebook de una persona que había escrito que acababa de escuchar una explosión cerca de su casa y al cabo de pocos momentos se sumaban más conocidos de su red que iban añadiendo datos sobre el lugar, las posibles víctimas o el desarrollo de los hechos.

Por eso nos hemos lanzado a crear en Burgos iRedes, un ente que pretende que esta tierra castellana, y la región de la que forma parte, albergue diversos eventos sobre redes sociales, y de esta manera sumarse ya a las iniciativas públicas (como la Junta con sus espacios cyl digitales, o el Ayuntamiento con su pionera red wifi) o privadas. iRedes ya abordaba la pasada semana una mesa redonda en Comunicación Audiovisual en la UBU donde se trataba sobre la influencia de las redes. Los protagonistas, Icaro Moyano, de Tuenti, y José Luis Orihuela, una persona que cuenta en Twitter con más de 110.000 seguidores, y sobre todo para protagonistas los universitarios que hicieron decenas y decenas de preguntas. Podría asegurar que casi el 100 por cien de ellos, casi con total seguridad, están en alguna red.

iRedes también está organizando en Burgos el I Congreso Iberoamericano de Redes Sociales, con el español como protagonista, y con todos los que en el mundo de las redes e Internet tienen algo que decir. De momento, el jurado que otorgará los premios iRedes cuenta con una docena de expertos. En el Congreso se hablará de la comunicación de nuestros ancestros, de la utilidad de las redes en los negocios y mucho de futuro. Contamos con patrocinadores como Telefónica –que recientemente ha adquirido Tuenti-, o colaboradores como Caja de Burgos, Satec y Nuclenor, además de los Espacios Cyl Digital o la concejalía de Nuevas Tecnologías del Ayuntamiento burgalés.

Cuando hace cuatro años entraba en facebook pregunté a un amigo que vivía en Estados Unidos que recorrido tenía la red social creada por unos amigos de Harvard. Me dijo que la moda estaba pasando. Se equivocó,  él sigue en la red, yo también, y dicen que casi dos mil millones de personas en el mundo. Es difícil de conocer su repercusión global, pero es evidente que han marcado un antes y un después en la comunicación.