14
Feb 12

Con la radio a cuestas

Pareciera que con los dedos deslizándose sobre la pantalla del iphone o pegados a la teclas del twitter o los 100 minutos que según declaraba una de sus responsables dedicaban los chavales diariamente a tuenti no hubiera tiempo para que en nuestro Time Line particular la radio ocupara un espacio, y bien merecido, porque calidad no le falta a los programas españoles.
Es cierto que en función del trabajo que uno realiza las ondas te proponen diversas alternativas, y de los tertulianos por la mañana para aquellos que desean chutarse directamente en las venas a las horas madrugadoras, puedes pasar a la música solo en castellano con Cadena Dial.
Desde hace no muchos meses descubrí que la mejor manera de empezar el día con una sonrisa era escuchar Buenos días Javi Nieves de Cadena Cien, con Javi y Mar Amate (por cierto, personalmente encantadores), que ya está el mundo como está como para que encima algunos ginebrones (nombres con los que un amigo americano define a los tertulianos) te lo amarguen. Si tuviera un día dedicado exclusivamente a la radio les podría decir que tras @javinieves y @maramate , pasaría un rato por Herrera en la Onda  @herreraenlaonda, sobre todo entre las 10 y las 11 donde los lectores, sus fósforos, ofrecen increíbles historias reales (confrontar @rosanaguiza).  También podría alternar con Juan Ramón Lucas @juanralucas que presenta un magazine ejemplar en la radio pública.
Los programas locales con los que el oyente aterriza a media mañana en la mayoría de las emisoras merecen el máximo respeto por la profesionalidad y el buen hacer que consiguen pese a los pocos recursos que tienen. Es una pena que en todas las concesiones que se hayan hecho por parte de los poderes políticos se hayan incumplido los objetivos de una información más local y más cercana, cada vez las grandes compañías arrinconan este espacio y en algunas acaba desapareciendo. Bien es cierto, que hay otras que logran ir ganando resquicios a los programas nacionales, mi aplauso por ello, e incluso emisoras que han surgido al amparo de lo local y que esperamos se mantengan o crezcan.
La tarde es tiempo para el remanso. No oigo radio en estas horas, pero no me importaría hacerlo de la mano de Luis Herrero @encasadeherrero. Siempre me ha parecido un tipo templado y preparado.  A las ocho, eso sí, el inicio de La Brújula de @carlos_alsina merece una especial atención y casi devoción, así como su espacio de economía, incluso para dummies. Como siempre es bueno escuchar varias tendencias de vez en cuando se puede hacer zapping con @abarceloh25.  Para la noche, cualquier opción a esas horas puede resultar hasta interesante. Los fines de semana no se olviden de No es un día cualquiera con Pepa @NEUDC_RNE. Les seguiría haciendo una lista interminable, pero por si alguno quiere probar alguno de estos programas lo tiene fácil, cambie su dial.

(Publicado en DB el 13 de febrero, con motivo del #diamundialdelaradio)

por si no conocéis a Nina Simone


28
Feb 11

¿Y para qué sirve un tuit?

Dos mil millones de personas en todo el mundo ya han creado su perfil en cualquiera de las redes sociales al uso, desde Facebook, la mayoritaria y más generalizada, a Twitter, la que está creciendo más exponencialmente o la profesional Linkedin o la jovencísima Tuenti, u otras más especializadas como las presentadas en Burgos la pasada semana en el I Congreso Iberoamericano de Redes Sociales iRedes. Es cierto que su uso no está extendido en todo el Planeta, pero que más de 200 millones de personas sigan ya la información a través de 140 caracteres o sus enlaces muestran de lo que ya son capaces estas nuevas formas de comunicar de las que no podemos estar ajenos. Lo contaba en el evento burgalés Nicole Forttes, asesora del gobierno chileno en nuevas tecnologías, al afirmar que 21 de los 22 ministros de Piñera, incluido el propio presidente, escribían sus propios tuits diariamente, y no era raro verlos en las sesiones de su Congreso con la blackberry o el iphone hablando sobre el propio debate ¿Hay manera más directa de conocer la opinión de los principales implicados en una ley en tiempo real? ¿Hay posibilidad más cercana de rebatirles sus ideas e incluso esperar que a través del mismo medio te respondan?
Aunque todavía nos encontremos lejos del uso de estas redes, y hayamos presentado nuestro perfil porque somos conscientes de que hay que estar, no es menos cierto que los menores de 35 años se encuentran a gusto en ellas, dedican un tiempo en ocasiones mayor que a otras formas de comunicación e información, y a los dispositivos móviles no les ha quedado más remedio que adaptarse a esas necesidades. Durante el Congreso de iRedes de Burgos, más de 30.000 personas se conectaron al streaming (vídeo en directo) que se ofrecía desde el Teatro Principal a todo el mundo a través de diferentes páginas web (entre ellas las de El País, El Mundo, La Información o Cyldigital, además de la propia de iRedes). Muchos procedentes de países de otro lado del Atlántico, cerca de la mitad, especialmente de Colombia, Chile, Argentina, Venezuela y México. El encuentro burgalés fue en varios momentos del mismo trending topics mundial, es decir, el evento más comentado en toda la red twitter global.
Mucho se ha discutido sobre el valor de las redes sociales. Para Arturo Pérez Reverte seguían siendo útiles para comentarios entre amigos, que es así como considera a sus lectores; para Laura Gómez, gerente de internacionalización de twitter, son una fuente continua de información. Para el experto José Luis Orihuela no es precisamente el diálogo de la barra de un bar. Más de 20.000 tuits sobre iRedes en dos días desmuestran también que es un asunto que ocupa no solo a los artistas y deportistas (que son los que suman más fans en las redes), a los políticos, preocupados por su imagen, a periodistas o a frikis de la informática. A mí me gustaría, por ejemplo, que mi alcalde estuviera en una de las redes y respondiera mis preguntas, o que mis congresistas me contaran cómo defienden los intereses de Burgos en la Cámara Baja. O que el presidente de la Junta y su equipo (algunos ya lo hacen) fueran avanzando sus propuestas. Y así muchos ejemplos, no exclusivamente políticos. Es un tema y las cifras así lo manifiestan, que nos ocupa a todos. Y convive perfectamente con los medios de comunicación tradicionales. Por si quieren comentarlo, en twitter me encuentran en @ajmencia.


03
Ene 11

La vida en 140 caracteres

Twitter -una red que te permite vivir en 140 caracteres- acaba de publicar los temas de los que más de 25.000 millones de twitts han hablado a lo largo de 2010. Se los transcribo en inglés, que al final son las palabras utilizadas en el motor de búsqueda para encontrarlos. Son los que se llaman TwitterTrends en la jerga twittera. Esos 10 top twitter son: 1. Gulf Oil Spill. 2. FIFA World Cup. 3. Inception. 4. Haiti Earthquake. 5. Vuvuzela. 6. Apple iPad. 7. Google Android. 8. Justin Bieber. 9. Harry Potter & the DeathlyHallows. 10. Pulpo Paul.
Es lógico pensar que para una panda de frikies de internet, tanto el iPad como el Android hayan sido dos de los temas en los que se han volcado los comentarios. Por la media de edad de los seguidores de esta red no parecen discutibles las referencias al Mundial de fútbol de Sudáfrica o al pulpo Paul, recientemente fallecido. Tampoco el cine, que sale reflejado con dos películas, el bodrio de Inception (Origen), y la última de Harry Potter. Tampoco parece sorprender la situación del petróleo derramado en el Golfo ni el terremoto de Haití. Lo que no sé es qué pinta Justin Bieber, un cantante canadiense de apenas 16 años y del que oí hablar por vez primera hace unos días, lo que muestra las tendencias de los interneteros, cada vez más jóvenes, y cada vez más preocupados por su tiempo de ocio, sin embargo apenas son el 10 por ciento de sus usuarios los que tienen menos de 17 años. Estos chavales han sustituido el chat del Messenger por las redes de Tuenti y Facebook, y apenas hablan de lo que escuchan a sus mayores. Ni la crisis económica, ni Obama, ni los bancos… ha llevado a los tuiteros de habla inglesa a colocar en los 10 primeros puestos tuiteados a ninguno de esos temas. El primero, un tema de medio ambiente, y del 2 al 10 forman parte del tiempo de ocio, excepto el desgraciado terremoto de Haití, del que pocos ya hablan.
El problema es que en esos 140 caracteres lo máximo que puedes hacer es lanzar refranes o redirigir una entrada, bien a otro escritor de twitts o a un enlace de cualquier página web de internet, habitualmente desde un dispositivo telefónico -cada vez más el iPhone o la blackberry- a una nueva entrada en la web. No caben los debates, los razonamientos, o la profundización. Sin embargo, son muchos los profesores universitarios que manejan esta red, algunos de ellos con más de 100.000 seguidores, aunque para quienes está resultando un filón es para los famosos, sobre todo deportistas, actores y cantantes, cuyas iniciativas son seguidas por cientos de miles de personas. Evidentemente no es un medio de comunicación, pero sí son medios de comunicarse, cada vez más lejanos de los estrictamente convencionales.
Ponemos nuestra vida en 140 letras, aunque en las mismas puede caber un cuarteto, pero qué lejos se quedaron los tiempos para la poesía. Feliz año 2011.


05
Dic 10

iRedes

Aseguran que veinte millones de personas en España han creado un perfil en cualquiera de las redes sociales en que nos manejamos en este país, desde Facebook, la gran potencia americana, que afirma que cuenta con 500 millones de usuarios en el mundo, de los que once son españoles, a Tuenti, nacida española y con nueve millones de personas, preferentemente chavales, que se conectan una media de cuarenta minutos diarios. Youtube, Myspace o Linkedin son también grandes marcas que distribuyen música, vídeos o perfiles profesionales.

Son muy pocos los que escapan al efecto ya de las redes sociales. Pero también tienen derecho a ello. No son las redes tampoco sustitutivos de los medios, pero sí alcanzan en algunos momentos, por su permanente interconexión con el usuario, la capacidad de ser los primeros, y esto ya ha ocurrido con Twitter en numerosas ocasiones (donde en apenas 140 caracteres pretendes comunicar algo), o incluso pudiera contar como mi primera información sobre el atentado a la casa cuartel de Burgos fue a través de un comentario en Facebook de una persona que había escrito que acababa de escuchar una explosión cerca de su casa y al cabo de pocos momentos se sumaban más conocidos de su red que iban añadiendo datos sobre el lugar, las posibles víctimas o el desarrollo de los hechos.

Por eso nos hemos lanzado a crear en Burgos iRedes, un ente que pretende que esta tierra castellana, y la región de la que forma parte, albergue diversos eventos sobre redes sociales, y de esta manera sumarse ya a las iniciativas públicas (como la Junta con sus espacios cyl digitales, o el Ayuntamiento con su pionera red wifi) o privadas. iRedes ya abordaba la pasada semana una mesa redonda en Comunicación Audiovisual en la UBU donde se trataba sobre la influencia de las redes. Los protagonistas, Icaro Moyano, de Tuenti, y José Luis Orihuela, una persona que cuenta en Twitter con más de 110.000 seguidores, y sobre todo para protagonistas los universitarios que hicieron decenas y decenas de preguntas. Podría asegurar que casi el 100 por cien de ellos, casi con total seguridad, están en alguna red.

iRedes también está organizando en Burgos el I Congreso Iberoamericano de Redes Sociales, con el español como protagonista, y con todos los que en el mundo de las redes e Internet tienen algo que decir. De momento, el jurado que otorgará los premios iRedes cuenta con una docena de expertos. En el Congreso se hablará de la comunicación de nuestros ancestros, de la utilidad de las redes en los negocios y mucho de futuro. Contamos con patrocinadores como Telefónica –que recientemente ha adquirido Tuenti-, o colaboradores como Caja de Burgos, Satec y Nuclenor, además de los Espacios Cyl Digital o la concejalía de Nuevas Tecnologías del Ayuntamiento burgalés.

Cuando hace cuatro años entraba en facebook pregunté a un amigo que vivía en Estados Unidos que recorrido tenía la red social creada por unos amigos de Harvard. Me dijo que la moda estaba pasando. Se equivocó,  él sigue en la red, yo también, y dicen que casi dos mil millones de personas en el mundo. Es difícil de conocer su repercusión global, pero es evidente que han marcado un antes y un después en la comunicación.