27
Oct 15

Repartiendo escaños en Burgos

Andan los partidos con la duda del número de escaños que pueden obtener en provincias como la nuestra las candidaturas emergentes. Si nos ponemos a hacer números y suponemos el peor de los casos para el PP como ocurrió en las recientes autonómicas con 67.000 votos, lejos de los 115.000 de las generales, estos se llevarían el primer escaño, el segundo diputado a repartir sería para los socialistas con 45.000, para aspirar al siguiente diputado habría que sacar más de 33.000 sufragios . Según el resultado autonómico podemos más izquierda unida alcanzarían esa cifra, pero parece que de nuevo no van a converger, así que los coletas moradas necesitarían rascar unos 7.000 votos de algún sitio o que los votantes de iu se dejaran llevar por el voto útil, algo poco probable en la izquierda de la izquierda.

Ciudadanos estaría a 11.000 votos de la mitad de los votos populares y aun sumando los 3.000 autonómicos de upyd debería rascar mucho a la lista popular que todavía desconocemos su número 1.

En cambio el cuarto escaño, reservado en torno a los 25.000 votos si parece que puede caer para podemos que ya con los votos de las autonómicas lo conseguiría.

Así que se puede lograr pasar de un 2-2 a un 2-1-1 o un 1-1-1-1 . Y rememorar unas elecciones autonómicas donde 4 formaciones políticas obtuvieron escaños en la circunscripción de Burgos. Apasionante y para algunos intranquilizante.

Eso si he hecho bien los cálculos de la ley d’hont, que cualquiera sabe.


27
Oct 15

Rumanos

Casi 8.000 rumanos viven en la provincia Burgos según los datos del último padrón. En España el número hay que multiplicarlo por 100. Es la colonia extranjera que más puebla nuestro país. Y se afianza desde que el 1 de enero de 2014 la Unión Europea levantó las restricciones al movimiento de trabajadores de este territorio junto a los búlgaros.

Entre los 8.000 rumanos que conviven en nuetra provincia los hay de todo tipo, unos que se dedican a limpiar parabrisas en la Avenida del Arlanzón, con una sonrisa mayor que la claridad del agua que utilizan. Pero si ya avisas que no lo necesitas, ni te atosigan, ni insisten. Incluso hasta te reconocen por la foto del periódico.

Hay otros, cada vez más, que se dedican al cuidado de personas mayores, lo hacen con bastante atención y disponibilidad. Su formación puede ser universitaria. Los salarios en Rumanía son mínimos y con los años ahorrados aquí se pueden permitir una buena vejez. No son encarados, y tienen buena preparación.

Hay otros, alrededor de 200, que tienen trabajo, al menos hasta el 1 de noviembre, en Carnes Selectas, el matadero de Campofrío, a través de una empresa subcontratada y que se ha declarado insolvente. Su futuro es negro salvo que les vuelvan a contratar, llevan más de 10 años entre nosotros, con sus familias, y sus hijos, y son unos burgaleses más, además de los que se dejan su dinero en nuestras tiendas aparte del que mandan a su patria. Es cierto que su faena es deslomante, pero su nómina es agradecida. De ahí que se hayan metido en créditos que ahora desconocen cómo van a pagar, y esperan una solución a un tema que a todas luces parece una desproporción. Mañan, en principio, iniciarán una huelga para llamar la atención a unos sindicatos en donde no han encontrado apoyo.

Hay otros rumanos, sin embargo, que pertenecen a pequeñas mafias de ‘robasetas’ o que asaltan polígonos. En un caso, casi extorsionados, en otros realmente peligrosos. Entre los 800.000 que han cruzado la frontera como europeos y con todas las de la ley los hay de todo tipo. Lo que no se encuentran apenas son mangantes de guante blanco, ni ricos con grandes casas en la costa marbellí. Hay unos cuantos que pertenecen a la raza gitana, errantes que malviven en guettos. No han alcanzado todavía lo que sus coetaneos españoles van adquiriendo pasito a pasito.

Cambien ustedes rumanos por ciudadanos de cualquier país que intentan salir de la miseria o que han sido gobernados durante años en un régimen dictatorial y se encontrarán ejemplos similares. Sin embargo, el solo pronunciar su nacionalidad todavía provoca recelo, a pesar de que uno de ellos, Gavril Balint, fue un símbolo del Real Burgos, que llegó aquí tras haber ganado una Copa de Europa con el Steaua de infausto recuerdo para los seguidores del Barcelona. Varios de los seguidores que estuvieron en Sevilla la misma noche pidieron asilo político al gobierno de España.


20
Oct 15

Contando los escaños

Hasta ahora no parecía difícil calcular cuántos escaños iba a tener cada partido en las circunscripciones pequeñas. Vencía el bipartidismo y en la mayoría de las provincias, dados los pocos diputados que se repartían, estos se daban entre el partido mayoritario de la derecha y el de la izquierda, vamos entre UCD o PP según la época, y el PSOE por el otro.

Así, en Burgos, los 4 escaños, en una provincia hasta ahora conservadora, tocaban habitualmente 2 a 2, o en algún caso 3 a 1, a favor de los populares. Si esto sucedía, el PP fácilmente conseguía la mayoría absoluta en el resto del país.

En las grandes provincias, en cambio, es donde asomaban el resto de partidos actuales, aunque no muchos, que lograr un cinco por ciento no es objetivo fácil. Les tocaba a IU, y recientemente a UpYD, y en algunas comunidades singulares, a opciones regionalistas, nacionalistas o independentistas. Luego el PP o el PSOE, según ganaran con mayoría absoluta o simple, pactarían con algunas de estas fuerzas políticas a cambio de mayores recursos para sus autonomías y se convertían en rehenes de partidos que obtuvieron más de los escaños que hubieran merecido por sus circunscripciones.

Ahora llega el 20 de diciembre, y en algunas provincias con 2,3, 4 ó 5 escaños para elegir, que no son pocas, podrían irrumpir terceras y cuartas formaciones con posibilidades de éxito y así un habitual 2-1 en el bipartidismo ‘anterior’ podría pasar al 1-1-1 de manera que desde las circunscripciones pequeñas se empezara a ‘alterar’ el resultado total. En Burgos el 2-2 habitual podría transformarse en un 2-1-1 o quién sabe a tenor de lo ocurrido en las municipales si en un 1-1-1-1 . Bien es cierto, que el mensaje del voto útil podría calar pero la Ley D`Hont también motivaría un reparto equitativo si los porcentajes aparecen muy pegados.

Si esto ocurre entre las pequeñas, qué podría ocurrir entre las grandes. Volvemos a las municipales y con hacer un repaso a los alcaldes que hay, el bipartidismo de nuevo pareciera que lleva camino de desaparecer el 20D, por mucho que se apele ahora a la gobernabilidad para pedir el voto.

No le falta razón a Aznar cuando ha pedido todavía una mayor reflexión dentro de los populares, tras las cinco últimas elecciones. Rajoy rejuveneció el comité ejecutivo, y la prueba de fuego la tendrá el mes de diciembre, pero incluso algunos de los populares se preguntan si han llegado demasiado tarde.

Parece que toca a los electores pensar el voto más que nunca, entre las cuatro grandes formaciones que asoman entre las candidatas a la victoria por los sondeos, y que esperemos también escuchar en, al menos, un debate a 4 electoral, para conocer realmente a lo que aspiran sus líderes políticos, y no solo a declaraciones de conveniencia en cada momento.


14
Oct 15

Down Burgos

No sé si han oído hablar de La Casa de Carlota, el próximo viernes estará en el Festival Down Burgos su creador, José María Batalla, al que tendré el honor de presentar. Es un estudio de diseño aparentemente como otro cualquiera, porque crea como lo que hacen los demás: webs, logotipos, campañas de comunicación…. Pero hay una diferencia: En la Casa de Carlota chavales con capacidades especiales, que tienen síndrome de Down y autismo, comparten su trabajo con jóvenes diseñadores, y la tarea conjunta de ambos ha destacado para muchas grandes empresas que son quienes les contratan.

En La Casa de Carlota no hay discapacitados. Les han fichado porque son buenos profesionales en su trabajo creativo. Y no todos podemos hacer lo que ellos hacen. No importa, como dice su creador, si una persona tiene Down, es autista, le falta un brazo, es sueca o no oye. Lo que verdaderamente vale es que eres capaz de hacer y ponerte a hacerlo. Y eso que parece tan fácil, porque es tan obvio, es muy difícil, porque todavía vivimos con muchos prejuicios, con tantos que a algunos de ellos se les condiciona la vida porque son diferentes, se les limita o se acaba con ella. Y, sobre todo, falta mucha gente que empuje, como el pato que a sus recién nacidos les lanza a todos al agua.

Este equipo ha sumado y mucho, porque son diferentes formas de ver la vida, y no el canuto único por el que algunos nos impelen con sus mensajes. Quizá todo ello es lo que pretende la Asociación Síndrome de Down de Burgos en este 30 cumpleaños con su festival. Mostrar personas que son capaces de hacer…. como jóvenes diseñadores de moda, nadadores, actores, empresarios, escritores… que a muchos pueden parecernos diferentes, y lo son, porque sus capacidades son distintas.

Somos una sociedad solidaria, y lo demostramos ante grandes catástrofes. El problema surge en lo singular, en la relación con el otro. Podemos aportar recursos ante el gran problema de los desplazados, pero ¿albergaríamos a algún refugiado en casa? O comprar lotería solidaria de alguna enfermedad rara, hasta correr una milla urbana por una causa justa, pero ¿intentaríamos comunicarnos con ellos? En La Casa de Carlota están allí gracias a sus capacidades, no a sus discapacidades.

Publicado en DB el 12 de octubre de 2015


07
Oct 15

Mayores con cuidados

El Día de las Personas Mayores tocaba la pasada semana. Reportajes en los informativos de la televisión, en los magazines radiofónicos, alusiones en los medios digitales. Casos concretos de ancianos, que cada vez lo son más tarde, porque avanza la investigación médica etc. En esto ha habido un cambio sustancial. En los años cincuenta llegar a los setenta años de edad era ya mucho, un logro, la medicina no había avanzado tanto; ahora prácticamente estas en tu mejor época en esa década, a la que si no llegas con achaques, te permite cosas que no pudiste hacer antes.

Pero no todos los casos son así. Cada vez se presentan más a los hijos, a los nietos, las dificultades del cuidado de las personas mayores. En la mayoría de los casos debido a la enfermedad que padecen. Bien es cierto que han aumentado las asociaciones que se ocupan durante el día, por ejemplo, de atender a enfermos de alzheimer o de algún tipo de enfermedad rara… pero ni están en todos los lugares, ni, lógicamente, su dedicación es 24 horas de 24. Pero a las cuales tenemos mucho que agradecer.

Ocurre entonces que los hijos cuando se inician los primeros síntomas -una cadera rota, fallos de memoria, parkinson, cáncer…- empiezan en lugar de preocuparse a tener que ocuparse de la atención de su padre o madre, o de ambos. Y no es fácil, menos si el hijo es hijo único, algo que ocurrirá extensivamente en próximas generaciones. También si ha habido problemas en las relaciones personales. Porque además tiene su propia familia, también en estos tiempos con problemas. Si los hijos tienen recursos, pues aparte de distribuirse más o menos la atención familiar, pueden contratar a alguna persona que o bien por horas o bien interna, pueda acompañarles, o incluso con la colaboración de todos los hermanos ingresarle en una residencia privada. Pero eso es muy duro para una persona que con la cabeza bien lo que le falla es el cuerpo. Y además merecen estar en su casa, por todo lo que nos han dado. Y eso es lo que les gustaría a la mayoría de los hijos.

Pero si estos no cuentan con recursos la dificultad es mayor, y si la familia es numerosa, se turnarán por atender a sus progenitores, no con pocas dificultades, acudirán a dormir algún día a su casa, con el ligero mosqueo del yerno -porque habitualmente son las hijas los que lo hacen-, y dedicarán un esfuerzo a sumar a su trabajo, si lo tienen, y la atención a su familia, y no acabarán bien, sin la ayuda de terceros.

La sociedad no ha solucionado bien estas situaciones familiares cada vez más frecuentes, tampoco las administraciones, pese a crear leyes donde no es tan fácil acceder a las ayudas, partiendo de la buena voluntad, pero sin recursos suficientes. Y luego nos cuesta ser conscientes de un hecho: aunque haya personas que a los 80 años se encuentren perfectamente, nuestro cuerpo humano tampoco es Terminator, y a pesar de que nos gustaría, las leyes físicas de la naturaleza son difíciles de saltar, por mucho que intentemos cuidarnos y tomemos decenas de pastillas.