05
Jul 17

Aquellos días de julio

Iba a comenzar mis vacaciones esa mañana. Como casi todos los julios. Una llamada al teléfono fijo de casa me despertó. Era un amigo que tenía en el ministerio del Interior diciendo que habían liberado a Ortega Lara. Medio dormido me llegaba otra a los pocos segundos. El director del periódico, un oyente infatigable de la radio, me dijo lo mismo. A ducharse y para el trabajo. Había que hacer al menos una edición especial, trasladarse a donde estuviera el entonces funcionario de prisiones, y prepararlo todo.

Los medios técnicos no eran como ahora y había que casar las columnas casi a ojo. No teníamos color en la impresión, ni internet, ni forma humana de que una foto de los reporteros gráficos llegara al instante. Así era la vida. Al llegar al Diario, en la calle San Pedro de Cardeña, ya habían aparecido los primeros periodistas. No sabíamos si brindar a esas horas o esperar un poco más tarde, hicimos lo más prudente. Ese día había que fabricar dos periódicos. Y poco sabíamos lo que iba a suceder a las pocas horas.

La historia de José Antonio es bien conocida. A punto estuvo de quedarse encerrado en ese zulo de Mondragón ahora destruido. Habían elegido ese día porque el juez Baltasar Garzón estaba de guardia, y en las actuaciones antiterroristas era el más eficaz. Pero Garzón estuvo a punto de venirse abajo porque en la nave no encontraban nada, a pesar de las semanas de seguimiento que habían realizado, y de que Bolinaga se encontraba con los cuerpos especiales de la Guardia Civil que habían entrado. Mayor Oreja en permanente conexión con Aznar les dijo que aguantaran, hasta que encontraron el complejo mecanismo de apertura al zulo que movía una máquina de cientos de kilos. Y Uribechevarría Bolinaga cantó. Y José Antonio cuando entró el primer guardia civil pidió que le mataran pensando que era uno de los cuatro captores.

Nunca se conocerá bien la pista que llevó a los investigadores hasta Mondragón, a un comando de semidesconocidos en la lucha armada. Solo por tres letras no se dedujo que Uribechevarría Bolinaga estaba detrás. El caso es que se llegó, se vigió y José Antonio fue liberado 532 días después de haberle encerrado en esa habitación de tortura.

Ese día también sucedió que cuando llamaron a Domitila, el propio ministro, para anunciarle que su marido era libre ya, la buena de Domi no paró de incriminarle, ya que pensaba que le hablaba de Delclaux, que después de pagar una ingente cantidad había sido también liberado esa madrugada.

Llegó el secuestro de Miguel Ángel Blanco. Precisamente parte de ese mes de julio lo iba a pasar yo en San Sebastián y allí estaba en cada concentración, en cada protesta, en cada silencio. HB cerró todas sus sedes por temor. Esa noche lloramos todos sabiendo que Miguel Ángel iba a morir. Quizá por eso se acabaron los miedos y todos nos manifestamos, y los ertzantzas se quitaron sus cascos y se abrazaron los ciudadanos. Y comenzó el fin de unos desalmados, que ojalá cumplan todas sus penas. Por la memoria, la dignidad y la justicia hacia dos hombres: José Antonio Ortega Lara y Miguel Ángel Blanco.


27
Jun 17

Permiso, perdón y gracias

Recuerdo los últimos meses en vida de mi madre. Se disculpaba por las molestias que nos había causado durante todos los años que estuvo enferma. Yo me tenía que salir de su habitación para llorar. Salvo que seas un cazurro o tengas imposibilidades claras, qué puede hacer un hijo por su madre que estar con ella cuando lo necesita. Agradezco muchísimo a mis hermanos que vivían en la misma ciudad la presencia casi continua que han tenido, y los sacrificios de tiempo y trabajo que les llevó. Como ocurrió con mi padre. No fueron años fáciles, pero nunca una mala cara, ni un mal gesto. Acompañando a mis sobrinos que eran -y lo siguen siendo- la alegría de la casa.

Con mi padre, sí que me arrepiento de no haber hablado lo suficiente. Nunca hemos sido de grandes discursos. Todavía, cuando han pasado ya unos años, amigos, alumnos, conocidos suyos me recuerdan algunas de sus vivencias y lo que le admiraban y querían. Mi madre aguantó hasta las últimas semanas a que le lleváramos a la tertulia con las maestras jubiladas que tenían habitualmente. Hasta que empezo a quejarse, no funcionaban ni los parches, ni las pastillas. Hasta que se fue sin mucho ruido y nos dejó huérfanos.

Agradezco a Dios enormemente haber vivido en una familia así. Cuando iba a ver a mi madre, siempre quedaba con mi sobrino pequeño para buscarle al cole y que mi hermana pudiera hacer una jornada más continua. Y doy gracias porque he aprendido mucho de este chavalín, al que quiero mucho, como al resto. El Papa Francisco no deja de insistir en las claves de la vida en familia con tres palabras: Permiso, perdón y gracias. A pesar de los malentendidos, de las discusiones, la palabra Permiso nos recuerda que en la familia, en cualquier de ellas, incluso la que une más que los lazos de la carne, nos dice que debemos ser delicados, respetusos y pacientes con los demás. Dar las gracias, dice Francisco, parece un signo de contradicción en una sociedad recelosa, hay quien lo ve como debilidad. Pero la dignidad de las pesonas pasa por una educación en la gratitud. Y el perdón es el mejor remedio para evitar que la convivencia se agriete y llegue a romperse.

Son palabras simples, ¡pero no tan simples para poner en práctica!, asegura Francisco. Encierran una gran fuerza; la fuerza de custodiar la casa, también a través de miles de dificultades y pruebas; en cambio, su falta, poco a poco abre grietas que pueden hacerla incluso derrumbar.

‘Consejos vendo que para mi no tengo’. Pero qué bueno sería que al final de la vida no tengamos que arrepentirnos del tiempo que no dedicamos a las personas que queríamos. Es el tiempo mejor aprovechado y más agradecido.

Disculpen, estimados lectores, que haya perdido el pudor en estas líneas. Pero como dice mi hermana estas ‘cosas’ se curan ‘despacito’.


08
Jun 17

Nueva cara sindical

Esta semana pasada he tenido ocasión de escuchar argumentos sobre la actual crisis a dos sindicalistas destacados. Una, la presidenta de CSIF Burgos, Silvia Cámara, que cuenta con el mayor número de representantes en la función pública, parte de los trabajadores que también han sufrido la mala situación económica por los recortes y la congelación salarial.

Por otra parte, Pepe -antes Josep- Álvarez, un asturiano emigrado a Cataluña, y que ha alcanzado su cima sindical con la secretaria general de la UGT, entiendo que después de escucharle, más por su afán de diálogo que por su intención de enfrentamientos.

Álvarez intervino en dos ocasiones en las Jornadas que la Federación de UGT de Industria, Construcción y Agro organizó en Valladolid y Burgos bajo la dirección de su secretario, el burgalés Pedro Hojas. En ambas para defender la posición de la industria ante los demás sectores, con datos objetivos y de futuro. El primero de ellos fue el de la temporalidad. En el conjunto de la economía se fijó el año pasado en un 26 por ciento, mientras que en la industria en un 20 por ciento. Lo que supone más seguridad. Pero al mismo tiempo el sindicalista asturiano reclamó un mayor peso en el PIB para que pase del 16 al 20 por ciento este sector. Tanto Álvarez como Rajoy destacaron en las Jornadas la situación en la provincia de Burgos, donde alcanza el 30 por ciento pero algunas administraciones parecen haberlo olvidado por los recursos escasos que destinan a su fomento, y el Ayuntamiento de Burgos es una de ellas. Estamos entre las primeras provincias de España industriales y no lo parece.

“Lo importante es que exista un Gobierno que apueste realmente por la industria, que la regenere, la oriente y la convierta en el motor de creación de empleo en nuestro país. Para ello hay que superar los principales déficits de nuestra industria actual. Déficit en inversión, formación y cualificación profesional, en el nivel tecnológico, en el desfase en I+D, en la escasa dimensión de las empresas..” y es difícil estar en desacuerdo con esta manifestación del secretario general del sindicato.

En este espacio ya se ha insistido en otras ocasiones en el impulso necesario para la industria y más en una provincia que vive de ello. Escuchárselo a uno de los mayores líderes sindicales en España ratifica la necesidad, pero sobre todo muestra una vía sindical, la otra, donde los representantes de las trabajadores deben moverse, trabajando por el bien común y no por el propio como ha ocurrido con sus organizaciones.

Es positivo escuchar en este sentido a Pepe Álvarez, como lo fue oír responder a las preguntas a Silvia Cámara, la máxima representante de CSIF en Burgos cuando hablamos en el programa ‘Mesa de Redacción’ de La 8 sobre sus reclamaciones y el papel de los sindicatos. Los funcionarios han aguantado la crisis, bien es verdad que con un puesto de trabajo fijo, pese a la interinidad todavía existente, pero durante unos cuantos años han visto sus salarios en algunos casos reducidos y en todos congelados.

Dos ejemplos de la otra cara sindical, una nueva, alejada del conflicto y más cerca de la realidad. El dirigente de UGT pidió además a Rajoy allí presente un Pacto por la Industria, guante que recogió el presidente del Gobierno a su estilo. Así que habrá que insistir.


30
May 17

Me gusta el rugby

Miles de aficionados al deporte se sumaron ayer a buen seguro a la afición por el rugby a través de La 8 televisión. Y además con el pedazo de árbitro que iba narrando todas sus decisiones que te acercaba a un juego desconocido. Así ocurre en este deporte, de leones y leonas, y donde España está ocupando cada año un lugar mejor en el entramado mundial.

En Burgos tendremos que esperar, después de una temporada imbatidos y una fase de ascenso con vaivenes. Este domingo hemos jugado con un equipo preparado para subir, que ya ganó el campeonato en la División de Honor hace poco tiempo, y le hemos vencido en su casa, pero por un punto menos que el que debíamos, mas le hemos ganado con una gran defensa y un pundonor digno de los mejores.

Todo esto tiene unos ‘culpables’: una directiva entregada, un equipo sacrificado y un entrenador incombustible. Además es de los argentinos que se valoran por lo que realmente valen.

El último campeonato del mundo también atrajo muchas miradas. Hay equipos de países mínimos y de grandes potencias o a quién no le suena en Europa el Seis Naciones, o ha oído hablar de sus símbolos, como el Cardo, la Rosa de Lancaster o el Trebol. Si hasta un equipo de rugby, de un país al otro lado del globo, ha ganado este año el premio Princesa de Asturias de los Deportes: los All Blacks, de la que muchos habrán visto alguna de sus hakas en vídeo.

El Club UBU Aparejadores no cuenta con aficiones mayoritarias, pero sí leales, ni todavía con hakas e himnos. Han formado un equipo con jugadores de lugares donde se mama el rugby como Inglaterra, Sudáfrica y Argentina, con otros nacionales y se han puesto desde hace alguna temporada a pelear por el ascenso. Parecía que este año lo tenían más cerca dada la trayectoria. Ahora solo queda un milagro, que es ganar a un club de División de Honor, con bastante tradición, como es el Getxo, pero si hay milagros que pueden ocurrir, eso le puede ocurrir al Aparejadores, aunque también es verdad que no es el cuento de la lechera y lo fácil que ocurra es que no se venzan ninguno de los dos partidos.

Y después habrá otra temporada donde esta vez quizá puedan llegar a la máxima división de un deporte que va en ascenso, que mantiene sus nobles tradiciones, como el ‘tercer tiempo’ entre los dos equipos, donde se hace el pasillo al equipo contrario y las lesiones graves se suelen esquivar a pesar de la fuerza con que se emplean, pero donde impera la nobleza. Lo saben en Castilla y León donde dos de sus equipos año tras año llegan como campeón y subcampeón al final de la liga, y en la misma ciudad, pero con franca una rivalidad. Eso es el rugby, y por eso me gusta.


28
May 17

Despoblación, la batalla imposible

Castilla y Aragón son dos claros ejemplos de lo que un autor de éxito ha denominado en su último libro ‘La España vacía’, con índices demográficos casi similares a los siberianos; pero no son solo estas regiones las que se afanan por combatir la despoblación y el envejecimiento rural, también en otros lugares de España este es uno de los problemas, donde las razones son múltiples: desde la ausencia de un futuro laboral, al clima que hace la agricultura difícil, o la falta de acceso a medios tecnológicos.

Desde hace varios lustros nuestros gobernantes regionales están empeñados en hacer grandes planes para solucionar el tema de la despoblación. Y añaden enormes cantidades a los presupuestos anuales de la comunidad, que nunca sabemos si se utilizan, dada la escasa suerte para intentar lograr que no se abandonen nuestros pueblos. Se equivocan. La despoblación no tiene solución. Sería un gasto enorme -no inversión- el que tendríamos que acometer y pagar todos los ciudadanos para intentar lograr que en vez de vivir en una ciudad con todos los servicios necesarios, lo hagamos en un pequeño pueblo donde quizá ya exista un frontón, en el que pocos juegan. Si es más grande la localidad, una piscina, y donde probablemente, a costa de muchos esfuerzos de los curas, los católicos puedan oír la misa dominical.

Olvídate de lo que es una red wifi, también pese al trabajo de numerosos alcaldes, y de las diputaciones, y eso sí, disfruta del silencio. Hay excepciones, claro, y de vez en cuando nos encontramos en los ‘Paseos por la provincia’ con Gerardo en La 8 algún capitalino que se ha vuelto a acercar a los orígenes, porque no nos olvidemos, y en Burgos menos, que la mayoría de los habitantes de lo que llaman la Capital de Castilla proceden de villas y pueblos. Porque somos de pueblo y a mucha honra, pero no nos pidan que vivamos todo el año en él, sin consultorio médico, ni televisión con satélite, ni unos buenos pinchos…. y sin trabajo.

Luchar contra el despoblamiento es perder esfuerzos en batallas perdidas. Y buscar que se unan algunos municipios para ofrecer unos mejores servicios casi se convertirá en la guerra. Preferimos a veces perderlos, que tener que ir al pueblo de al lado para comprar algo, o para hacer alguna gestión administrativa.

Confieso que soy ‘de piso’, que no tengo ni idea de agricultura, ni de ganadería, ni de sus derivaciones en industria agroalimentaria, que es por donde puede estar parte del futuro de esos suelos de polígonos dispersos por la provicia. Y en eso, en alimentación, somos buenos. Procuremos crecer en lo que nos va bien, desde la comida hasta la bebida, y ajustarnos en lo que nos puede ir mejor, pero no está demostrado, como el turismo rural. Ahí tenemos un tope, y será muy difícil superarlo. Pero qué ¡vivan los pueblos! Qué narices.


08
May 17

Gracias, Urkullu

El PNV está haciendo lo que cree que debe hacer, teniendo en cuenta su bagaje nacionalista y el interés de sus conciudadanos. Ojalá nuestros diputados y senadores, los de Castilla y León, ahora del PP antes del PSOE, según estuvieran gobernando, tuvieran el peso suficiente dentro de sus partidos para lograr más inversiones estatales para este territorio. A veces apelar a la solidaridad entre provincias más parece una justificación que un objetivo.
Pero ha tenido que llegar el PNV y sus conversaciones sobre los Presupuestos Generales del Estado para que por fin el ministro de Fomento -que nos quiere tan poco como lo mucho que cree Lacalle que nos quiere- ponga una fecha para la terminación de la alta velocidad entre Burgos y Vitoria, el 2023, al menos habrá calmado los ánimos de los vascos, pero muy lejos de lo que va a ser la realidad, cuando en Burgos no llegará hasta el próximo año y deberían haber estado finalizadas hace más de un lustro.
Y que altos cargos del gobierno de Urkullu apuesten por el tren directo para mercancías entre Burgos y Madrid, que en su caso la línea llega hasta Irún y no precisamente con el mejor estado de salud, porque ahorra tiempo y dinero en el transporte. Todos los estudios realizados lo afirman y el que tiene la Diputación provincial pendiente de entregar al ministro de la Serna seguro. Nuestra salida natural ferroviaria es hacia Bilbao y hacia su puerto y hacía allí nuestras miradas. Estos dos asuntos que reclama el País Vasco hace que podamos atisbar al menos algo de luz al final del túnel.
Los miembros de la Plataforma del Tren Directo -ya he destacado en esta ‘Página Par’ en otras ocasiones su encomiable trabajo- ya han mostrado también sus cartas para el presupuesto: dinero para al menos ir arreglando el túnel que podría acabar derrumbándose, son más de diez millones de euros, y dicen que todos los partidos están de acuerdo, al menos en conversaciones con cada uno de ellos. Veremos quién presenta la propuesta en el Congreso y quién la vota favorablemente, si es que llegamos a esa situación en el Parlamento. La cantidad es accesible y se podría acometer este trabajo.
Los empresarios de Burgos, Aranda y Miranda, que son los que generan empleo, reconocen que les vendría muy bien la apertura de esta línea. La han dejado hundir los políticos y costará más la reparación que el mantenimiento. De la Serna hasta ahora aducía su falta de rentabilidad. Si fuera por eso, el 90 por ciento de las líneas ferroviarias españolas estarían ya cerradas, y muchas empresas públicas también. Pero probablemente una empresa privada podría obtener esa rentabilidad que tanto se pide. No entiendo mucho de trenes, aunque como muchos españoles tuviera una abuelo ferroviario al que no conocí, quizá por eso miro estos dos proyectos con cercanía.

Columna publicada en DB el 8 de mayo


02
May 17

Congreso Provincial

Mañana martes el actual presidente provincial del Partido Popular presentará los avales necesarios para confirmar su candidatura de nuevo al mismo puesto. Es previsible que ningún militante más lo haga , conociendo que una de las condiciones para liderar la formación política , al menos en esta provincia , es controlar el aparato. Desconozco si en este caso es necesario que los votantes de estas ‘primarias’ estén también al corriente del pago de las cuotas, con lo que si las hubiera no serían muchos los participantes.
Me preocupa el PP como también el PSOE , Podemos y Ciudadanos porque sus representantes son los que nos gobiernan y aunque antes tienen que ser elegidos democráticamente ya no se puede poner la mano en el fuego por ninguno de ellos. Y por eso son importantes los congresos provinciales, ya que de las estructuras que salen de ellos depende mucho nuestro futuro.
Y en esos aparatos debe haber gente honrada, sin duda, pero también capaz y humilde. Del PP, y ya han pasado dos años, poco he oído sobre los resultados de las elecciones municipales, donde perdieron las alcaldías en unas cuantas localidades importantes . Pareciera que no fuera con sus mandatarios. Pero eso que ocurrió hace dos años puede mostrar una tendencia para dentro de otros dos. Los ciudadanos además de eficacia , que hay que demostrarla, exigen cada vez más bonhomía y talante.
El PP tiene ante sí con los resultados del Congreso Provincial el futuro de los próximos años porque mucho depende de las personas. Pero habrá citas también en la formación naranja, su proceso no está precisamente marcado por la transparencia, y por supuesto en los socialistas que tras conocer el nuevo secretario general habrá congresos en regiones y provincias. Tudanca quiere seguir en Castilla y León y en esta ‘Página Par’ ya le señalamos como la tercera vía bastante antes de su elección. Ahora dependerá mucho también de quién sea el elegido para liderar el PSOE.

Columna publicada en DB el 1 de mayo


25
Abr 17

Educa ¿qué?

No creo que sea el mejor sistema para subir el nivel de la educación en España permitir que un alumno obtenga el título de la Educación Secundaria Obligatoria con una nota media menor que 5 y dos asignaturas suspensas, teniendo en cuenta sobre todo cómo se ha implantado la ESO en nuestro país que casi implica aprobados seguros. Casi que me gusta más la ley anterior, del denostado Wert, que este bodrio de educación pública que quieren instaurar en la piel de toro.
Si estuviéramos ante estudiantes que se enfrentan a la carrera de Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos y les dicen que pueden pasar curso con dos suspensos podría llegar a entenderlo. Pero que a unos chavales de menos de 16 años, que lo que tienen que hacer fundamentalmente en esos años es hincar los codos, que pueden pasar al Bachillerato con dos suspensos y una nota de 4,17 es la incitación mayor a la pereza y el vagueo para aquellos que tampoco van con muchas ganas con unos libros bajo el brazo.
Así este país no sale adelante. Si faltara poco hay más puntos que están intentando consensuar los políticos para una nueva Ley de Educación, que con tantas cesiones por tantas partes va a convertire en la peor de todas. No creo que este sea el camino. Aunque parece que han sido las comunidades autónomas las que han solicitado que no es necesario superar el 5 para tener la ESO. Y luego se quejaran de que están mal calificadas en el informe PISA.
Qué pretendemos transmitir a las futuras generaciones. La solución no está en que aquellos que no aprueban a la primera pasen de curso, sino dedicarles tiempo y transmitir los valores de la cultura del esfuerzo. Alegarán estos nuevos ‘ingenieros educativos’ que no hay presupuestos para ese tiempo tan necesario entre algunos escolares. Que no se pueden poner profesores especializados, ni psicológos. Es posible. Pero cuando los alumnos ya insultan a algunos profesores en las aulas, y no ocurre nada con ellos, ni sus padres les llevan la contraria, algo está pasando en la educación española.
Cuentan que en los países nórdicos, aquellos que tienen estadísticamente los mejores niveles de enseñanza, los maestros están igual de valorados que los médicos, pero no solo en el estatus social, y en el respeto, sino también en los salarios que reciben. Aquí, en España, pensarán que con tres meses de vacaciones ya van bien pagados. Y puede que no les falte razón y lo que haya que reducir sea tanto día libre y aumentar las pagas. Pero la educación es fundamental para que este país en el que vivimos sea competitivo. Quizá sea una chorrada lo del suspenso en la ESO, pero no deja de mostrarnos un camino pernicioso.
Y frente a ello todavía hay miles de profesores estresados que cada día se enfrentan con chavales a los que estudiar les importa un bledo. No son mayoría estos, por eso son a los que hay que dar menos importancia y facilidades.


11
Abr 17

Las miradas de Jesús

Probablemente aquellos lectores que viven la Semana Santa con intensidad se han fijado en las miradas de Jesús de estos tres días, desde la Oración en el Huerto hasta la Muerte en la Cruz, muchas reflejadas en los pasos de las cofradías. No se queda en una historia religiosa, sino de amor y desamor, de alegrías y tristezas, de pena. Contempla a Judas, el traidor, a Pedro, el elegido, a Herodes, el jerarca, a María, su madre, a la Magdalena, a los soldados que le escupen mientras le coronan de espinas, a Simón, que vence el qué dirán para ayudarle tras su caída con la Cruz, al buen ladrón, que le perdona, a Juan, junto a María… Son miradas intensas, que salen del corazón, que se representan en la mayoría de la imaginería de los pasos que procesionan en esta Semana.
Como en la procesión de El Encuentro en Burgos en Jueves Santo, donde Jesús camina con la Cruz camino del Calvario y ve a su madre. Refleja muy bien Mel Gibson en su película La Pasión de Cristo todo lo que supone esa contemplación entre una madre y su hijo. Lo entenderán muy bien aquellas que lo son. Cuánto cuesta despedir a una persona a la que tu has engendrado, cuidado y amado durante toda la vida. Y más sabiendo que su muerte será clavado en la Cruz. Imagino a aquellos que sostienen las andas en la plaza de San Fernando desde San Cosme y San Gil rememoran con singular recogimiento esa escena.
Descubrir, también, cómo miraría a Judas, quien le entrega, por unas monedas, a los soldados. Le conmina a que acelere la delación. Pero sufre en la Última Cena cuando le abandona en busca de los romanos. Había sido el que llevaba las cuentas de la vida diaria de los elegidos. O en el Huerto de los Olivos, mientras suda sangre, sabiendo los tres días de Calvario que le esperaban, cómo observa a los apóstoles que le acompañan. Como Pedro, Santiago y Juan se quedan dormidos en Getsemaní durante la espera. Ellos casi no pueden abrir los ojos de tanto cansancio. Y el aguanta.
El mismo Pedro que después le negaría tres veces y que recibiría una mirada probablemente cautivadora, y el más grande entre los discípulos lloró cuando cantó el gallo. O la mirada que Herodes recibiría que le hace lavarse las manos, ya que no encuentra en El causa de muerte. Y se arrepiente. O el Cirineo que le ayuda a levantarse desde el suelo con la Cruz caída, el único que vence los respetos humanos, huidos todos los apostóles.
O la mirada al buen ladrón, también recogido en muchos pasos de Semana Santa. Dimás parece que atracaba a los ricos para recompensar a los pobres. Cómo miraría al Señor para que este le prometiera acompañarle al Paraíso.
Pero quizá la mirada más intensa fuera la que cuando a punto de expirar relata el evangelista que Jesús mira a su madre y mira a Juan. Y le dice al joven apóstol que ahí tiene a su madre, y a María que ahí tiene a su hijo. Fueron sus últimas palabras, sus últimas miradas de tres días que los cristianos rememoran de muy diversas maneras a lo largo de esta Semana Santa.


04
Abr 17

Azules y rojos

Disculpen que les cuente brevemente una historia familiar, mejor dos. Una, la del hermano de mi abuela, Epifanio Sierra, un joven nacido en un pueblo del norte de la provincia de Palencia: San Martín de los Herreros. Que quiso ser Pasionista y que el 21 de julio de 1936 vivía en el convento de Daimiel. De ahí le sacaron junto a 25 compañeros suyos, todos muy jóvenes -Epi tenía 20- y les ‘pasearon’ durante bastantes horas hasta que les subieron a un tren, les volvieron a bajar y en unas horas les fusilaron a todos.
La otra historia es la de Deme, el abuelo de uno de mis mejores amigos. Durante la contienda civil mantuvo su pequeña vaquería en el norte de Asturias, que dio de comer a soldados de uno y otro signo, pese a ello nadie salió en su defensa y el abuelo de mi amigo Gonzalo también acabó en una cuneta por alimentar a los vencidos y salvar vidas ayudando a algunos a huir.
Epifanio y Deme solo hicieron el bien. Eran hombres buenos. Como cientos que acabaron como ellos y que merecen una memoria digna. Tanto Gonzalo como yo nos enteramos de la vida de nuestros antepasados ya con más de 30 años. Supongo que nuestros padres quisieron que olvidáramos una etapa de la historia de España que nos enfrentó y que todavía no ha sido superada. Yo me enteré de la corta vida de mi tío abuelo porque le beatificaron junto con varias decenas de mártires de la Guerra en Roma. Gonzalo por el homenaje que le hicieron a su abuelo los viejos republicanos. No pude ir a la beatificación -fueron mi madre y mi hermana- pero sí al homenaje. Estoy seguro que si Epi y Deme se hubieran conocido se habrían hecho buenos amigos. No había odio en su vida que les apartara del otro y su fin era ayudar a los demás.
Sin embargo, han pasado casi 80 años del final de ese maldito enfrentamiento y algunos siguen insistiendo en azules y rojos, en nacionales y republicanos, cuando ya estamos llegando al final de las ideologías, al menos como las conocemos hasta ahora.
Aunque España siempre ha sido tierra de bandos. Unos a un lado y otros al contrario: moros, comuneros, afrancesados, carlistas, monárquicos y republicanos, nacionalistas… Por poner unos ejemplos. Lo llevamos en los genes. Quizá tantos intentos de conquista nos hizo elegir a lo largo de nuestra historia. Pero me cansa.
Confieso que soy creyente, y respeto mucho a los que no lo son y me respetan a mi como yo lo hago con sus ideas y sus personas ,por eso es fácil imaginarme a Epifanio y a Deme en el cielo junto a un porrón como dos buenos amigos junto a mis abuelos y el resto de abuelos de Gonzalo.