14
Dic 17

La plaza

Parece que fue ayer cuando mi madre me mandaba a la plaza a comprar sobre todo carne, carne picada para más señas. Con eso y los huevos fritos lograba que cuatro individuos en edad de crecimiento no protestáramos por la comida. En aquellos tiempos no recuerdo haber llamado nunca ‘hamburguesa’ al plato. Ni tampoco ‘producto’, como se estila ahora entre los cocineros, a lo que me entregaba el carnicero. Que tenía que ser de confianza para que lo que te diera fuera de buena calidad, y por la frecuencia con que mi madre iba a la plaza, sus hijos puedo asegurar que eran bien atendidos. El pollo y las criadillas eran otro de los objetos obligados en la compra.

La plaza era además un lugar de encuentro. Saludabas los sábados con las mismas personas, la mayoría mujeres, y a veces te dejaban incluso colarte al ver tu pantalón corto, aunque hubieras pedido ya la vez.

Disculpen si han leído en algún otro escrito lo que ocurría con el pollo en la mesa familiar. La distribución era siempre la misma. Las patas o la pechuga iban para nosotros; las alas para mi padre, que le gustaba chupar, o eso decía, y el cuello para mi madre. Siempre para ellos. Ahora que las cadenas de comida rápida han puesto de moda las alitas, entonces había que convencernos mucho para que las probáramos. Hasta hace no mucho tiempo creía que a mis padres les gustaban esas dos partes del animal. Nunca se lo pregunté. No hacía falta.

Ahora las carnicerías ya te entregan todo el producto preparado y deshuesado, no hay que poner ni el pan rallado, del propio establecimiento al fuego y al plato. Más caro, pero aparentemente menos trabajo. Y ojo con colarte, hay unos numeritos que indican en qué momento te atenderán.

En Burgos tenemos dos impresionantes mercados, como lo muestra el hecho de que casi siempre cuentan con un buen número de visitantes, pero hay que estar atentos para que finalmente no se pierdan. La competencia con las medianas superficies es grande, y hasta las pescaderías van desapareciendo. Pero ahí, en ‘la plaza’ tenemos de todo, o casi. Y muchos productos son los más frescos que puede encontrar cuando hace la compra. Y hasta probablemente le indiquen que mejor llevarse otra pieza porque ese día no ha venido bien la que usted quería. Y si además es un cliente habitual le guardarán aquello de lo que es consumidor hasta que aparezca por el mercado.

Conmigo lo hacían, nada más asomar la cabeza, casi lo tenían ya preparado y envuelto para llevar, aunque siempre me sorprendía y quería comprobar como metían el trozo de carne por la máquina y salía picada por el otro lado. Era la tecnología de la infancia, que cuando empiezas a hacerte mayor la vas echando de menos.

 

 


14
Dic 17

Tierra Santa

Así como los musulmanes parece que se han tomado en serio acudir a La Meca al menos una vez en la vida, y a ser posible en alta velocidad, gracias al protectorado que ejerce Arabia Saudita; los católicos deberían al menos viajar a Tierra Santa y pisar los caminos de Jesús para conocer en vivo el ‘quinto evangelio’. Allí, en Galilea, en Jerusalén, en Belén, en Jericó, en el Jordán o en decenas de localizaciones hallarían las huellas de quien para los cristianos es el Hijo de Dios, en una Tierra, que debería ser el paradigma de la paz.

Pero pareciera que no puede haber paz sin contradicciones, y de ello saben muchos los Custodios de los Santos Lugares, los Padres Franciscanos, que son los que velan por el mantenimiento de aquellos territorios, y en cuya comunidad ha habido siempre burgaleses en puestos de responsabilidad. Monjes a quienes les preocupa su posible continuidad en un país dividido en dos, y en donde conviven representantes de numerosos ritos, y en algún momento puede llegar a coincidir, por ejemplo, la Semana Santa católica, ortodoxa o judía.

Es ahora el presidente de EEUU quien parece querer alterar una supuesta estabilidad que casi siempre es insegura, y que cualquier acción de un iluminado puede romper. Trasladar la Embajada de Tel Aviv a Jerusalén llevará años, pero ha sido más el impacto del anuncio que la propia mudanza, lo que ha generado la protesta entre los países árabes, que consideran a la Ciudad Santa su capital.

Palestinos –en su mayoría musulmanes, porque los cristianos están también sufriendo su propia persecución- y judíos no tienen fácil el encuentro, pero bien saben que aquello que ocurrió en su suelo hace más de 2.000 años es motivo de la llegada de miles de peregrinos a lo largo de todo el año y que se multiplicarían si tuvieran certeza de que estarían seguros, a pesar de las patrullas del ejército israelí que asoman en cualquier esquina. Porque Israel es ya un Estado en guerra. Así lo conciben la mayoría de sus ciudadanos, que tampoco abogan por encontrar una alternativa real a la situación en que se encuentran y desplazan a los árabes a los confinamientos ‘legales’.

Mientras tanto, en Belén, una ciudad rodeada por un muro de vergüenza y odio, allí se volverá a rememorar el 24 de diciembre el nacimiento de Jesús, que vino a traer paz al mundo aunque muchos continúan sin comprenderle.

 


21
Nov 17

El tren digno

Miles de extremeños ya se han cansado después de unos cuantos años de que les tomen el pelo y se plantaron este sábado en Madrid no para pedir precisamente que la alta velocidad llegue a Cáceres y Badajoz, sino simplemente un tren digno, que rebaje las seis horas en que transcurre el recorrido entre Badajoz y la capital de España en locomotoras diésel –no está electrificada la vía-, sin cafetería y bastantes veces con avería asegurada. Para que los viajeros que se trasladan de Mérida a Sevilla, que son casi 200 kilómetros, no superen las cuatro horas. No son peticiones exageradas, sino más bien justas, y allí que se fueron miles de habitantes de esa comunidad autónoma, con su presidente a la cabeza (está bien ser el convocante porque así se despista el objetivo) para reivindicar un transporte mejor y digno.

Desgraciadamente parece existir para Adif una España de dos velocidades, y para quien maneja la política ferroviaria. Aquí, en la provincia de Burgos, bien conocemos también lo de ser olvidados, aunque vista la situación de aquella región parece que no deberíamos quejarnos. La tomadura de pelo que estamos sufriendo con la llegada de la alta velocidad es tremenda. La coña con que se están tomando los informes del tren directo para la circulación de mercancías es alucinante. Pareciera que algunos partidos han visto en Cataluña la excusa para no seguir trabajando para el resto de España. Y los líderes de esos partidos en la región, en la provincia, o en la ciudad han respirado al ver que lo que sucede con esa comunidad autónoma evita otras críticas. Es cierto que es fundamental para España, para Castilla y León o para Burgos mantener la unidad patria, pero no podemos dejar de crecer por ello.

Es que las cifras en las que nos estamos manejando –y que ustedes conocen por haber sido publicadas por este periódico- las podría haber asumido hasta la Diputación de Burgos si la Junta le pagara aquellas partidas que no le corresponden a la institución provincial y sí a la regional. En las cantidades de euros que nos movemos es una ridiculez para unos presupuestos generales del Estado que de momento no tienen hoja de ruta.

Sabemos ya que los políticos básicamente no defienden los intereses de los ciudadanos a los que representan, sino los del partido que les pone en las listas y que si se mueven no salen en la foto. Pero si todavía les resta algo de dignidad profesional, y conociendo lo que supondría para esta provincia ese movimiento de mercancías, si entre los cuatro formaciones que tienen representantes en el Congreso no logran el objetivo, deberían dimitir de sus funciones los causantes de esta chapuza. Y el director general de transporte de la Junta quizá debería haberse callado cuando recientemente en Pancorbo afirmó que su administración reforzará el transporte de mercancías en tren. Trabajo tiene, porque solo el 2 por ciento lo hace en Castilla y León, siendo más limpio y más barato.


21
Nov 17

Candidatos de La 8

Llega de nuevo la Gala de La 8 Burgos para celebrar un año más a aquellas personas, instituciones o pueblos que nos han sorprendido en 2017. Es cierto que al final queda reducido a 4 el número de candidatos por categoría (que se pueden votar en www.la8burgos.es ), y que a buen seguro nos habremos dejando un número grande de alternativas. Pero los que están bien merecen nuestra atención.

La votación termina el 5 de diciembre, y apenas se ha abierto la web, ya se suman 2.000 votos por categoría, es decir, más de 10.000 en total. Algo de lo que nos sentimos muy orgullosos y se lo agradecemos a los burgaleses, a los espectadores, y a nuestros patrocinadores, siempre fieles cuando llegan estas fechas.

En valores empresariales, dos empresas jóvenes como Asti y Juarreño comparten candidatura con otras dos que este año han celebrado sus cincuenta años de implantación en Burgos, como es el caso de Gonvarri y Bridgestone. Además tres de las cuatro fueron creadas por burgaleses, y la cuarta ha sido una de las industrias de referencia de nuestra provincia.

Si hablamos de los premios promesas, tres mujeres acaparan casi las candidaturas. Sara Martín, la joven ciclista arandina que ya ha participado en un campeonato de Europa y otro del mundo; Ana Torrequebrada, fichada ya por un grupo de danza europeo después de haber estudiado en la Escuela de Danza de Burgos; Bárbara de Aymerich cuyo trabajo con Espiciencia transciende nuestro país, por su apuesta por la ciencia en el medio rural, y Luis Jorge Arribas, un usuario de Aspanias apasionado por el comic.

La categoría de pueblo ejemplar, que suele ser una de las más votadas, este año tiene localidades de norte a sur. Se puede votar a Espinosa de los Monteros, Sargentes de La Lora, Caleruega y Tórtoles de Esgueva.

Los Premios Superación, una categoría con la que hemos contado los últimos cuatro años, tiene como siempre personas esforzadas y destacadas :Fidel Torcida, director del Museo de los Dinosaurios de Salas, El Proyecto Monachus de recuperación de buitres en el Arlanza, el Proyecto Bebé Miradas, pionero en España para detectar el autismo en los niños, y Stem Talent Girl, la búsqueda de vocaciones científicas entre chicas estudiantes, que desde Burgos se está traslandando a otras provincias.

Finalmente, en los valores culturales, se tocan casi todos los palos, desde el director de la Joven Orquesta de Burgos, Pedro Bartolomé, a Elisa Sanz, que lleva ya cinco galardones de los Premios Max.Junto a ellos, la Asociación Sad Hill, que ha puesto en valor el cementerio de las últimas escenas de la película El bueno, El feo y El malo. Finalmente, un artista polifacético como Cristino Díez merece la candidatura tras ser el sustento de la Cabalgata con sus carrozas, o de las exposiciones de los artistas plásticos en Gamonal, por no hablar de sus obras.

Así que les animamos a que voten y a elegir los ganadores de la 11 Gala de La 8 Burgos, además de acompañarnos. Gracias.


03
Nov 17

Noviembre

Es domingo. Pregunto a una persona cercana sobre qué podría escribir este artículo. Evidentemente el partidazo del San Pablo es una opción. Inenarrable. Casi 10.000 voces a una durante noventa minutos gritando el nombre de Burgos y aplaudiendo. Para intentar lograr un sueño. Las sensaciones serían inenarrables. Con unas peñas sin un solo minuto de descanso, con unos jugadores que se dejaron la piel hasta la extenuación, ante un Madrid cansado sí, pero con una capacidad para encestar muy alta, y por eso ganaron, con seis de siete triples en los últimos minutos.

Pero también me sugiere hablar sobre el mes de noviembre y los difuntos. Este fin de semana los cementerios de ciudades y pueblos ya se encontraban con gente que rezaba a sus muertos, que limpiaba sus nichos y tumbas, que colocaba una docena de flores sobre los nombres de los seres queridos, que besaban las fotografías de aquellos que nos dejaron sin esperarlo, o nos abandonaron con previo aviso.

Es difícil escribir de la muerte. Aunque la hayas visto muy cerca. Aunque veías cómo se iban apagando. Un día de estos enterraremos las cenizas de mi madre, junto a sus padres. Había que hacer algún papeleo y buscar una jornada donde encontrarnos todos los hermanos. Estaba con las maletas preparadas, pero siempre puede quedar la duda de si hablamos todo lo que teníamos que habernos contado. Si la dije suficientes veces que la quería. Cuando acudamos a los cementerios, aun sin fe, todavía tenemos la capacidad de reconciliarnos. Apenas conocí a mis abuelos. Alguno de ellos han pasado al olvido, los nietos no vivimos donde está enterrado y solo podemos rezar una oración mirando al cielo. Quizá a muchos de ustedes les ocurra, si es así, aunque no practiquen, dedíquenle a esa persona un Ave María. Por si las moscas ese pequeño acto de fe puede abrirle las puertas del cielo.

Yo todavía me encuentro por la calle gente que se parece a mi padre. ¡Cómo le costó adaptarse a la silla de ruedas! No quería que le vieran con esa incapacidad. Pero pronto volvió a salir todos los días como lo hacía como estaba bien. Con mi madre, con un cuidador, con sus hijos y gracias a Dios conoció a sus nietos. Mi madre aguantó también más por ellos, por los pequeñajos, como muchas madres de ustedes, amigos lectores. El sufrimiento va por dentro.

Por lo que nuestros mayores hicieron por nosotros bien merecen esa visita a los cementerios, o esa oración por su alma. O ese beso enviado. O un te quiero en silencio.


27
Oct 17

Fiestuqui

Parece que ya han decidido cuándo nos colocan las fiestas de San Pedro, San Pablo y San Fermín. Del 28 de junio al 8 de julio. Auguro cuatro días grandes y siete aburridos. 11 jornadas parecen muchas para intentar mantener arriba el fragor de las celebraciones. Con un mismo presupuesto, que es lo que parece que va a ocurrir, no habrá fuegos artificiales ni la mitad de los días. Y la música del Paseo de la Sierra de Atapuerca acabará hartando al más paciente de los vecinos. Del botellón es mejor no hablar, está legitimado y parecen demasiados días de concentración a las orillas del río para beber.

¿Y cuántas corridas de toros ofrecerán? Ahora mismo no sabemos todavía qué empresa recogerá el testigo, si se renovará o no. Tampoco conocemos dónde serán las barracas porque en La Milanera siguen sin tirar un metro cuadrado; y en qué condiciones se celebrará la Feria de Tapas, después de las críticas que están recibiendo la calidad de algunas de las mismas.

Me hubiera parecido más razonable que nuestras fiestas fueran del 22 de junio al 29 del mismo mes. Si por mi fuera, suficientes días serían entre San Juan y San Pedro y Pablo, del 24 al 29. Sería finalizar con la Ofrenda Floral, pero por qué no.

Los diseñadores de las actividades de las fiestas tienen un reto ahora: 11 días para entretener a los vecinos, al menos durante la tarde y la noche, y teniendo en cuenta que los cuatro primeros, si contamos el pregón -por cierto, también hay que valorar que los burgaleses echaron de menos los fuegos artificales este año esa noche-, son en un largo fin de semana y con las flores ya la primera mañana del viernes y la cabalgata la mañana del domingo -aquí también habría que hacer un ejercicio de originalidad- , qué nos queda entre el lunes y el domingo siguiente, el del burgalés ausente.

En esta misma Página Par -con otro diseño diferente- he escrito en diversas ocasiones sobre las fiestas patronales de Burgos. No es lo más importante que nos ocurre y es cierto que el sol aporta más de un cincuenta por ciento al éxito de las mismas, aunque ahora en el multiusos da lo mismo. Pero ocurren año tras año y si no se pueden cambiar, al menos debemos mejorar.

Y ya que hablamos del burgalés ausente. Estos días cumple 100 años, nada más y nada menos, que el Centro Burgalés de Buenos Aires, uno de los más importantes para nuestros compatriotas en el mundo. Cada año precisamente a Burgos acuden varios ciudadanos que residen en Argentina. Parece que en este evento centenario no habrá representación oficial ni del Ayuntamiento de Burgos, ni de la Diputación. Deben andar preocupados por cómo justificar los viajes. Pues lo cierto, si esto se cumple, y allí no va nadie, es que es todo un patinazo. ¡Enhorabuena majos!


18
Oct 17

Los ‘presupuestos’ del Parque Tecnológico

Escribo estas líneas un viernes por la tarde, horas después de haber presentado la consejera de Hacienda los presupuestos regionales en las Cortes, y cuando ya los partidos políticos y algunas instituciones han comenzado a hacer sus primeras valoraciones. Vuelvo a repasar las decenas de folios que ocupan las cuentas de la Comunidad, y allí, entre líneas, aparece, emocionante, el Parque Tecnológico de Burgos. Lo comento con Luis Ángel, que lleva años escrutando estos folios -hace lustros te llegaban en dos cajas a la redacción, ahora es un enlace en la web- y me dice que si sumáramos las veces que han aparecido cantidades para el ya famoso Parque podrían superar los cien millones euros. Dinero presupuestado, no gastado, y eliminado.

Así que he decidido poner una vela a San Judas Tadeo, patrono de las causas perdidas, a ver si este año es el definitivo para iniciar las obras del Parque, ya que el AVE parece que tampoco en 2018 va a llegar desde la capital de España. Confío, y ha quedado ya escrito en esta columna en alguna ocasión más, que cuando se finalicen las obras del tan ambicionado suelo industrial venga no solo con un pan debajo del brazo, sino con dos o tres a modo de industria moderna y avanzada, con la intermediación de la Junta de Castilla y León que nos debe, en este sentido, alguna propina.

Porque algo especial habrá que hacer con tanto suelo como el que tiene Burgos, teniendo en cuenta que a nuestro alrededor la competitividad es absoluta, primero con los que formamos parte de la propia región, y luego con ciudades como Santander, Bilbao -no debe parar la alianza en cuanto a la logística con los vecinos vascos-, Pamplona o Zaragoza, por situar 4 capitales con población y a tiro de piedra.

Pareciera como que nos hubiéramos quedado estancados. Con un tren directo para mercancias que no ha avanzado ni un milímetro. Y sin presupuestos generales veremos cómo lo hacen nuestros políticos, pero algo tienen que fabricar. Con un AVE que lleva años y años de retraso, sin explicaciones lógicas posibles. Con autovías que avanzan a paso de tortuga. Y menos mal que hay asociaciones como la del tren en Aranda, o la de la Nacional 1 en todo el corredor, o la Cámara de Comercio, que siguen empujando para no pasar al olvido.

El Parque Tecnológico de Burgos lo verán algunos que habrán alcanzado la mayoría de edad, 18 años despúes de que se hablara ya de él. Nunca es tarde. Estaría encantado si Burgos sigue creciendo en cifras de turismo -no son solo las pernoctaciones, sino lo más importante son las visitas aunque no duerman, no nos equivoquemos en el objetivo principal- pero por ahora seguimos siendo la Capital Industrial de Castilla y León y es una batalla que no debemos perder. En varias empresas como L’Oreal o Angulas Aguinaga están buscando trabajadores, en otras como Bridgestone o Gonvarri han celebrado sus 50 años en suelo bendito. ¡Enhorabuena!


10
Oct 17

Botellón y seguridad

Una recién licenciada de Comunicación Audiovisual, buena trabajadora y buena persona, que ha estado unos meses con nosotros en La 8, me ha puesto al día este verano sobre las ‘corrientes’ del botellón en la ciudad de Burgos. Se sale los miércoles, los jueves, los viernes y los sábados… pero va por temporadas. Recuerdo que en mi época algunos lograban alternar los cuatro días. Ahora son uno o dos, pero a tope. Así lo cuenta el último estudio sobre las borracheras que se ha realizado con los jóvenes españoles, menores de 29 años.

A más del 40 por ciento de ellos les compensa emborracharse a pesar de los riesgos que asumen. El trabajo encargado por la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción asegura, por ejemplo, que en el consumo de drogas el 43,5 por ciento de los encuestados percibe los riesgos del mismo y se declara inseguro frente a los riesgos. Un 16,5 % dice que dichos comportamientos entrañan una seguridad media y un 40 por ciento, al igual que con el alcohol, siguen insistiendo en que no perciben los riesgos y se sienten seguros.

No es de extrañar entonces que el 12 % de los jóvenes encuestados -1.300 en total- haya conducido después de haber bebido alcohol, un 8 % después de consumir cannabis, y un 3 % drogas estimulantes. Al menos existe un 35 por ciento que sí percibe la baja seguridad de estos comportamientos.

Algo más del 10 por ciento de los entrevistados dicen haber participado en enfrentamientos con violencia física, conducta más frecuente en el género masculino.

Curioso que cuando les preguntas por los demás, aumentan los porcentajes. El 40 por ciento dice haber visto a otros conducir después de beber, el 27 por ciento después de consumir marihuana, el 13 drogas. Un 25 por ciento reconoce haber visto peleas de terceros.

Que hasta se pierda la percepción de la falta de seguridad, o de respeto a tu propia vida, por porcentajes que no son mayoritarios, pero sí significativos, debería empezar a preocuparnos. En Burgos sabemos de peleas, de carreras de coches en los polígonos, de consumos de drogas, de botellón entre menores.

Pero la sociedad continua sin darle respuesta. Los adultos parecieran mirar hacia otro lado. Los padres no encuentran cómo dialogar con sus hijos y de qué, mientras les contemplan con el teléfono en mano. Tengo un amigo, padre de familia numerosa, y con chavales en la década de los 20, que están estudiando o trabajando fuera, que todos los días les envía al grupo de whatsapp un chiste y una pequeña consideración.

Algo tendremos que inventar, promover, estudiar, cuando las cifras dicen lo que dicen. Responsabilidad, fidelidad, lealtad son palabras que cada vez suenan más huecas entre ciertas generaciones. Y son necesarias para una sociedad más justa y más libre. O quizá eso ni les importe, ni nos importe.


29
Sep 17

Todos sufrimos

Estos días he visto decenas de vídeos de Cataluña. Desde el destrozo de los coches de la Guardia Civil hasta un grupo de ciudadanos delante de la Casa Cuartel de Barcelona aplaudiendo a sus ocupantes, con banderas de España. Desde Padilla saliendo al ruedo con una bandera preconstitucional -al día siguiente lo arregló en Aranda de Duero- hasta miembros de la policía local de una localidad catalana quitando de la pared carteles pidiendo el Sí para el referéndum.

Probablemente, los chavales a los que los profesores les han dado días libres para manifestarse no tengan los sentimientos suficientes como para pensar en qué está pasando. Pero es algo muy cierto que todos sufrimos.

Me imagino a Joan Manuel Serrat lo que le habrá costado decir que esta convocatoria no era transparente, un gran tipo al que le prohibieron cantar en catalán durante muchos años, mientras el club de fútbol más importante de esta Comunidad y uno de los más importantes de Europa se pierde en tonterías.

Tengo conocidos que son independentistas pero que no quieren batallas con España. Reconocen la historia de su tierra. Pero ha llegado tan lejos el mensaje del agravio -en muchas ocasiones falso- que no les ha quedado más remedio que rendirse. En cambio otros se han vuelto más radicales y la Estelada está presente en su casa como un desafío.

Y luego están aquellos que por su profesión de defensores de la ley se han visto rodeados y menospreciados. Desde fiscales a fuerzas del orden. Qué oportuno el vídeo del miembro de la Benemérita cantando un fandango desde el balcón del hotel donde se encuentra su unidad hospedada ante los chavales de la cacerolada que iban al escrache y que se callaron en ese momento.

¡Claro que se puede negociar una patria -los líderes de los partidos independentistas pretenden mantener la doble nacionalidad para seguir siendo europeos- y una bandera! Probablemente algunos de ustedes hayan recibido a través de whatsapp el dibujo de nuestra piel de toro dividida solo en dos territorios: Córdoba y Asturias, como la aldea gala que se ha resistido al Imperio Romano. Llegamos todos a ser mozárabes, moros, castellanos y aragoneses, y españoles.

Todos sufrimos porque son muchos los que viven en Cataluña que quieren seguir siendo españoles y que están siendo denostados. Y desde la otra parte no faltan calificativos para los que quieren dejarnos, con argumentos caducos y falsos.Y esos Mossos que están ayudando a evitar el referéndum sin que lo conozcan sus jefes porque probablemente les expulsarían del cuerpo por actuar legalmente. Ya hemos perdido los conceptos de democracia, libertad y legalidad.

A los castellanos nos une a los catalanes que celebramos una derrota. Busquemos más cosas y pensemos también que todos tenemos derechos, también a decidir, pero como la ley dice.


21
Sep 17

Nacional 1

No por mucho insistir desde los medios de comunicación en la situación de la Nacional 1, con miles de camiones atravesándola diariamente, y la inseguridad que ello supone, se va a solucionar el problema. Porque el hecho es que está en manos de los políticos, y realmente son ellos los que tienen en su mano la alternativa a la carretera de la muerte. Y la han dejado pasar durante unos cuantos años, cuando han alargado la concesión a cambio de muy poco, porque el valor de una vida es inmenso.

Sí, es cierto, hay una autopista de peaje al lado que evitaría probablemente numerosas muertes, pero no es gratis, y por muchos intentos que se han hecho con los transportistas de reducirles una parte del peaje, no han respondido, también los euros cuentan y muchos trabajan por cuenta propia, duermen en el habitáculo del aparato y gastan lo menos posible, porque las retribuciones no son a veces las que deberían ser.

Y, sin duda, en algún momento -igual que con los del tren directo- habrá que hacer un homenaje a los miembros de la Plataforma de la Nacional 1, la mayoría de ellos habitantes en los pueblos que los circundan, por mantener viva la protesta. No hace mucho tiempo tuve que acercarme durante una larga temporada con relativa frecuencia al pueblo de Atapuerca. La salida de la carretera a la N1 sigue siendo un riesgo permanente, en un punto donde ya se han producido unos cuantos accidentes. Es cierto que no se puede achacar toda la culpa a la propia vía. En el tremendo accidente de Pancorbo parece que ninguno de los fallecidos llevaba el cinturón o la silla apropiada y posiblemente se pudiera haber salvado algún miembro de la familia más. Y quizá en otros, la imprudencia de conductores haya sido la causa. Pero en las autopistas no hay choques frontales salvo que un loco a gran velocidad se salte la mediana.

Desde que llegué a Burgos hace ya varios lustros la Nacional 1 ya era tema de debate, en este tiempo se podía haber liberado la AP1, pero varios gobiernos socialistas a cambio de mejoras de la concesión ampliaron la misma. Da igual, los populares mientras gobernaban tampoco hicieron nada por rescatarla.

Entre la fecha del rescate, el próximo año, y las elecciones autonómicas y municipales, el siguiente, hay un espacio de tiempo para reflexionar. Hace unos meses los cuatro partidos principales firmaron un acuerdo para que una vez finalizara la concesión la autopista se liberara. De momento no ha habido ningún movimiento para ir preparando esa liberalización desde el minuto 1. Y evidentemente hay trabajos que hacer. Creo que lo tenemos fácil, si alguno de los cuatro partidos no hace la tarea le eliminamos en nuestra posible votación. Clarísimo. Y por cierto, con el tren directo para mercancías, igualmente.