27
Mar 12

Para qué sirven las redes sociales

Sábado al mediodía, quedo para almorzar con algunos de los asistentes al Congreso Iberoamericano de Redes Sociales iRedes. Tanto habían disfrutado de la hospitalidad de la ciudad de Burgos que habían decidido prorrogar el fin de semana en esta tierra. Acudimos a un restaurante cercano a la Catedral, enseguida uno de mis acompañantes abrió el iphone, la aplicación de Foursquare y vio lo que algunos de los usuarios opinaban sobre el lugar. Recomendaban la confitura de pato. Pinchó en la red social y se convirtió en un visitante más, espero que haya recomendado el lugar porque el cordero estaba impecable . Por curiosidad, entré en esta red y vi  las recomendaciones que hacían para diversos lugares de la ciudad de Burgos. Entré en el Museo de la Evolución y comprobé que 237 personas diferentes habían hecho chek-in, y 18 de ellos habían dejado su opinión, casi todas positivas, agradecí conocer la crítica, sobre la falta de entradas, pero había sido hace año y medio en el inicio del Museo, cuando nuestra organización la estábamos poniendo en marcha.

Continué comprobando algunas de las cuentas en redes sociales del MEH y habían crecido en estos últimos días con motivo de diferentes visitas que habíamos tenido. Jesús Calleja, en su cuenta de twitter, @desafiocalleja,  había recomendado su visita al Museo, y decenas de sus  seguidores habían retuiteado los 140 caracteres; el mismo día @Ristomejide había comenzado a seguir la cuenta @MiguelonMEH ,  cuenta con 720.000 seguidores en la red del pajarito, por lo que a buen seguro  servirá de impulso.

Mientras tanto en el Congreso  @motorbafer y @autobafer nos informan a través también de twitter dónde están algunos de los ponentes de iRedes, que han tenido que ir a recoger, como Marta Fernández, @mrtfernandez, la presentadora de Cuatro que se ha subido al coche oficial del evento al terminar su programa para poder llegar a tiempo a Burgos. Volverá otro fin de semana a conocer los yacimientos de Atapuerca. En estos dos días, además, @teloacerco ha tenido un detalle con los conferenciantes y se lo agradecen a través de las redes sociales.

Si alguno de los congresistas o cualquier ciudadano quiere ver las fotos del Congreso, no tiene más que acudir a Flickr para disfrutar de las imágenes de Victoriano Izquierdo, o también acudir a su cuenta de Instagram.

Saben, según la segunda versión del mapa de redes sociales que puden ver en www.iredes.es, 60 millones de personas siguen la red canadiense de fotos Flickr, 14 millones Instagram, 15 millones Foursquare, 13 millones la española Tuenti, 22 millones la red de blogs Tumblr, 800 millones Facebook, 500 millones Twitter, 135 millones Linkedin, una red que está creciendo exponencialmente en tiempos de crisis, utilizada por muchos responsables de personal de empresas para buscar candidatos, 15 millones tiene la sueca Spotify para escuchar la música que quieras. 490  millones buscan sus vídeos preferidos en Youtube, y en turismo en España hay que estar en Tripadvisor, una red con 45 millones de usuarios, o Minube, con 120.000. Las redes se multiplican a la vez que sus usuarios.

Hay muchas personas que ya en lugar del todopoderoso Google utilizan las redes como motor de búsquedas, como señaló el empresario digital Martin Varsavsky @martinvars en el inicio del Congreso. También él comentó en su intervención cómo usaba las redes, la pueden ver en Youtube .

Saben lo mejor de todo, que se puede hacer con un pequeño aparatejo que cabe en la palma de la mano, eso que llaman smarthpone.  @LeoHarlem fue el encargado de finalizar el Congreso iRedes con un monólogo sobre para qué sirven las redes sociales. También pueden echarle un vistazo en youtube,  y terminar este artículo con una sonrisa.

Columna publicada en Diario de Burgos el 26 de marzo de 2012


26
Mar 12

Las Cajas que se fueron

Me para un ciudadano por la calle. Me saluda, no le recuerdo al instante.  Cuenta que es la persona que colecciona postales de estadios de fútbol, y me agradece que se publicara su afición en el Diario cuando yo estaba allí. Insiste en que trabajó durante 40 años en Caja de Burgos, “bueno que ya no es Caja, ni de Burgos” asegura, y que ahora ya está jubilado.  Le despido con nostalgia de un tiempo cercano donde efectivamente las entidades de ahorro de Burgos eran de esta tierra. Leo el sábado el periódico y  veo las declaraciones del presidente del Colegio de Economistas: “La deslocalización de las Cajas va a lastrar más de lo que pensamos el futuro de Burgos”.

Claro, a tiempo pasado quizá piensen que es muy fácil criticar lo que ahora muchos aseguran que no favorecerá a la capital burgalesa y a la provincia; el primer paso llevó a Madrid y Zaragoza la gestión de Caja Burgos y Caja Círculo; en esta segunda etapa que exige el Gobierno, la fusión de más entidades de ahorro, puede hacer que la primera acabe en Bilbao, en Sevilla o quién sabe si en Madrid o Barcelona, y la segunda vea Zaragoza reforzada su hegemonía. Y mientras, Caja España y Caja Duero viajan a Málaga de la mano de Unicaja Banco.

Fueron pocos, muy pocos, si repasamos las hemerotecas, aquellos que inicialmente apostaron y defendieron la integración de las cajas de la región, y es que probablemente solas tampoco hubieran pasado el corte económico que ahora se exige, pero con la suma de alguna caja más sí, y se hubiera mantenido en Castilla y León el control financiero, mientras la obra social va desapareciendo por momentos. Y tampoco era desdeñable aventurar que Burgos hubiera jugado un papel importante con las dos cajas en este entramado. Quiero recordar que el presidente Juan Vicente Herrera y el jefe de la oposición Óscar López además el secretario regional de CCOO, fueron los que principalmente predicaron en el desierto, frente a sus directivas locales de las provincias implicadas.  Salamanca y Burgos se convirtieron en el eje de sucesivas manifestaciones y pedían más la fusión con una caja de Badajoz y otra Navarra, que entre ellas. Aquí en Burgos, a mayores, tenemos desde siempre un duelo cainita donde el vencedor ha acabado siendo un tercero.

Ahora, más que luchar por dónde se ubicará la sede principal de los Bancos en donde acaben fusionadas  Caja de Burgos, por ahora Banca Cívica, y Caja Círculo, actualmente Caja  Tres, por lo que parece que habrá que trabajar es por los puestos de trabajo de los empleados en nuestra provincia. La crisis está tocando mucho a las entidades financieras, mientras existen blindajes millonarios y salarios inauditos, a los que el Gobierno ha puesto un techo relativo.

Lo peor es que los ciudadanos ahorradores ahora pagamos más en la mayoría de las operaciones bancarias derivadas de una mala gestión. Algo habrá que hacer.

Publicado en Diario de Burgos el 19 de marzo de 2012


13
Mar 12

El discurso de Herrera

Dentro de un par de semanas Ávila se convertirá en la capital del poder político de Castilla y León. Allí estarán todos los subdelegados del Gobierno, una gran mayoría de alcaldes de la Comunidad, todos los consejeros del Gobierno de la región y muchos altos cargos, y no tan altos, quizá demasiados tal y como vienen los tiempos. 1.000 personas que votarán por unanimidad la continuidad de Juan Vicente Herrera como presidente regional del PP para los próximos cuatro años.

Desconozco el matiz que el presidente de los castellanos y leoneses quiere dar a su discurso, al margen de apelar al trabajo, la honradez, el buen hacer, el esfuerzo, la imaginación, el estímulo o el talante y el talento de sus correligionarios en estos difíciles tiempos económicos que todos estamos viviendo, algunos especialmente sufriendo -219.859 desempleados en la región, de los que 108.248 son hombres y 111.611 mujeres- y que todavía no vislumbran una luz en el horizonte.

Será a buen seguro un momento para reconocer los buenos datos que tiene Castilla y León en aspectos tan destacados como la Educación –solo la buena educación nos sacará de este embrollo-, la Sanidad o los resultados del crecimiento del PIB del 0,97 por ciento desvelados por el último informe de la Fundación de las  Cajas de Ahorros, siendo la comunidad autónoma que más aumenta. Herrera también se ha convertido en el baluarte entre todos los presidentes autonómicos de la defensa de las comunidades autónomas ante un modelo centralizado, que defienden algunas voces emergentes en su partido. Necesario es acabar con las duplicidades –y algunas hay, y no pocas, entre ayuntamientos, diputaciones, delegaciones autónomicas y subdelegaciones de gobiernos en cada provincia-, pero otra cosa es no reconocer el efecto positivo que ha generado la descentralización con una administración más cercana. Otro asunto es insistir ante los funcionarios, cuya misión es servir a los ciudadanos, en no solo hacerla cercana, sino eficaz y atractiva.

Herrera quizá no hable de su futuro, ha sabido durante toda su vida política manejar muy bien sus propios tiempos, y ya todos los ciudadanos saben que esta será su última legislatura al frente de la Junta de Castilla y León. Abrir el melón de la continuidad, por mucho que algunos lo deseen, no es para este momento y lo más seguro es que el presidente convoque un Congreso Extraordinario –qué difícil es verlo en el PP en Castilla y León- para la elección de ese candidato.

Yo sí quiero reconocer a Juan Vicente Herrera en su último Congreso como presidente regional, que hubiera ejercido también como burgalés durante todos sus años de mandato, más de una década, y que habría que cerrar los ojos para no reconocer el impulso en equipamientos realizado en esta capital y provincia, lo que ha supuesto un incremento de puestos de trabajo y de servicios para sus habitantes. Será ya la obligación de sus ciudadanos impulsarlos, darlos a conocer y poner a Burgos en el mapa de ciudad no solo industrial y patrimonial, sino también innovadora,  con tiempo para el ocio y la cultura. Y la herencia de Herrera es sin duda tangible y evidente.

Publicado en DB el 12 de marzo de 2012


06
Mar 12

¿Cuándo voy a morir?

Se lo escuché a Javi Nieves en su programa matutino de Cadena 100. Un niño necesita de la transfusión de sangre de su hermano más pequeño. Al pequeñajo, con apenas 6-7 años, le van contando  lo importante que es su donación para que su hermano siga viviendo. El medita durante un largo rato, cariacontecido, pero no tarda mucho en dar su respuesta afirmativa.  Al acercarse la enfermera, le pregunta ¿y yo, cuándo voy a morir?  Pensaba que iba a perder toda su sangre y ya tenía decidido ofrecer su vida por la de su hermano mayor.  Impresiona ¿no?

En otro lugar de España, Madrid, en la puerta de una iglesia del centro de la capital. Hace meses que el porche acoge a un mendigo, aseado, culto, con buenas maneras.  Y lo sorprendente es que canta a capella, las melodías que le han acompañado a lo largo de su vida –de la mía también-, letras de Serrat, de Ana Belén, que en las recientes navidades ha variado con villancicos. Y no lo hace mal, ya que son muchas las personas que de forma constante se paran y le dejan unos euros. Y el ofrece abrazos a manos llenas, dice que para dar alegría. Si le preguntas te cuenta que era un pequeño empresario, que la vida da vueltas, y que al final se ha quedado sin nada.

Una madre se encuentra embarazada de mellizos y el médico le recomienda que dada su edad, apenas supera los 40, se plantee la posibilidad de interrumpir su embarazo por la complicación que puede suponer si avanza con la gestación. Entiendo que a muchas mujeres la opinión de un galeno les pueda incluso motivar para adoptar esa resolución. El riesgo es alto, y puestos a elegir aparentemente entre los hijos y la madre, si uno es el propio sujeto, prácticamente hay que ser un valiente para sacrificarse. El embarazo, sin embargo, a medida que avanza ofrece dificultades pero no insalvables, tienen que adelantar el parto y los bebés directos hacia la incubadora con poquitos gramos. Han pasado tres meses y les he visto ya con sus hermanos y sus padres. Son encantadores.

Son tres casos, de tres ciudadanos completamente distintos, y que en esta sociedad nos parecen héroes.  No nos extraña viendo las imágenes que nos ofrecen algunos programas de televisión donde la opción es la desidia o el aburrimiento. Pero no son pocos los que se enfrentan a la vida. Ya he escrito en este espacio de la Página Par de la esposa que lleva más de cinco años con su marido con alzheimer, o de la joven que tiene que sacar a sus otros tres hermanos adelante porque han fallecido sus padres.

Hay otro caso, quizá más sangrante, el protagonista es un amigo, Álvaro, que en Cogollos subió en su coche un portugués que pidió que le llevara poco más allá de Aranda, aunque su destino era Faro, no quería causar mucho trastorno a los conductores que le fueran acercando hacia Portugal. Este hombre, mediana edad, había sido contratado para trabajar en Hamburgo por un español, pero solo estuvo un mes, el socio alemán le pagó su parte, el español le dejó tirado. En Irún se le acabó el dinero, y llevaba varios días durmiendo en la calle y pidiendo algún favor.  En esa misma gasolinera, ese mismo día, un tipo le había ofrecido 500 y 600 euros (la segunda vez), por acostarse con él, además de pagarle el viaje hasta su pueblo.  A Antonio, pobre total, le quedaba la dignidad para decirle que no, pese a la presión de este elemento que acudía a Madrid a un Congreso.

Pues claro que este mundo merece la pena.

Publicado en DB el 5 de marzo.


01
Mar 12

Lo primero, pagar las facturas a autónomos y empresas

Burgos cuenta con unas 25.000 personas que trabajan como autónomos, aproximadamente el mismo número que el de funcionarios de esta provincia. En Castilla y León, los trabajadores que lo hacen por cuenta propia ascienden a 180.000 y son sin duda los que cada día se sacan las castañas del fuego, los que no pueden perderse enfermos, y a los que la crisis les está zarandeando, aunque también son momentos para oportunidades y unos cuantos han logrado salir adelante, aunque no lo hayan hecho precisamente gracias a las administraciones, porque uno de cada tres tiene pendiente el cobro de facturas de los entes públicos.

En Burgos, por ejemplo, en torno a 17.000 autónomos andan buscando la forma de que les paguen, y eso pese a que con la reforma de Ley de Morosidad se redujo a 50 días el plazo que en 2011 tenían las administraciones para pagar a sus proveedores, 40 a partir del 1 de enero de 2012, pero la media se cifró en 162 días (casi seis meses, y si hacen cálculos si a algunos les pagan en tres, a otros en nueve).

Es por ello que pocos dudan que una de las principales acciones que deben hacer los responsables de las administraciones es pagar las facturas no solamente a los autónomos sino también a las empresas que cuentan con empleados a los que abonan su salario puntualmente. Indudablemente, muchos se han empeñado en que lo necesario en una economía en crisis es la reforma del mercado de trabajo. Y habrá que darle quizá algo más de cien días al Gobierno para demostrar que va por el buen camino, y sino en su momento silenciarle en las urnas. Parecen  razonables las medidas que conllevan por ejemplo la bonificación de las cotizaciones sociales para la contratación de menores de 30 años o la reforma del IVA para que no haya que pagarlo hasta que se cobren las facturas, pues por este punto el año pasado los autónomos adelantaron más de 2.000 millones de euros antes de cobrarlos. Pero de momento son más declaraciones a los medios de comunicación que realidades, y cualquier autónomo sigue abonando sus 250 euros mensuales a margen de si tiene trabajo o no, no podría hacerlo en función de sus ingresos reales, como parece que ocurre en otros países?

Sin duda los votantes del gobierno municipal de Burgos estarán también más de acuerdo en que sus responsables paguen todas las facturas antes que la construcción de mega infraestructuras que lo único que suponían era aumentar la deuda y los impagos en un momento precisamente de vacas flacas. No es la primera vez que escribo que el Pabellón Arena (eso sí con otro nombre) es necesario en una ciudad que pretende como Burgos convertirse en referente de eventos y congresos, pero lo primero es lo primero, servir a los ciudadanos.