Cerrar el círculo en Atapuerca

El Museo de la Evolución Humana alberga en su última planta una exposición fotográfica sobre los 40 años de las excavaciones en la Sierra de Atapuerca.  Los primeros que horadaron esos terrenos todavía recuerdan las dificultades de los inicios.  Eran los pioneros, y quizá de ese ejemplo decidieron el nombre de antecessor para una especie de homínidos encontrados en los yacimientos.

Estas cuatro décadas han supuesto, gracias a los fósiles hallados en cada temporada, la puesta de largo de Atapuerca entre el lugar arqueológico más destacado de Europa, y entre los diez primeros del mundo. Al asentamiento de las campañas de cada verano, gracias a la aportación inicial del Ejército y la Diputación, y más tarde de la Junta de Castilla y León y de la Fundación Atapuerca, se sumaron por parte de la administración regional cuatro grandes equipamientos culturales. El primero de ellos, el Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana –a medios con el Estado-, luego el Museo de la Evolución Humana, además de los dos centros, el Cayac y el Carex, en Ibeas y el pueblo de Atapuerca, paso obligado  del Camino de Santiago. Todo ello, como recordaba el presidente de la Junta, ha supuesto una inversión pública de 160 millones de euros.

Faltaba ir cerrando el contenido de estos bienes culturales, basados sobre todo en la investigación y en la divulgación.  El MEH además se ha convertido en estos últimos años  en el buque insignia de la actividad cultural en Burgos. Más de 160.000 personas asistieron en 2018 a las diferentes actividades programadas en el mismo.

Continuaba, sin embargo, la falsa polémica sobre el destino de los miles de fósiles encontrados en todos estos años, algunos de los cuales, precisamente los principales, los mostraba el MEH , y en  una decisión excepcional de la Junta y los codirectores  optaba por presentar los originales, algo no visto de forma habitual en ningún otro museo científico del mundo. Otros los seguía recibiendo el Museo de Burgos, centro de la Junta que debe certificar y conservar todo lo encontrado en cualquiera de las excavaciones de la provincia. Pero faltaba todavía la decisión y la firma para cumplir uno de los objetivos para los que se había creado el Cenieh, que es la conservación y rehabilitación de los fósiles. Este convenio, que se cumplió el viernes, con la presencia de Herrera, entre la Junta y el Cenieh, culmina la madurez del Sistema Atapuerca. Del Cenieh saldrán ahora los nuevos fósiles que exhiba el MEH en el futuro para sus miles de visitantes, restos excepcionales fruto de un trabajo en equipo.

El presidente de la Junta quiso antes de irse cerrar el círculo y culminar así el trabajo bien hecho de un proyecto, el de Atapuerca, con muchos actores implicados y que todavía tiene que aportar mucho a la ciencia y a la divulgación.

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Tags: , ,

Comments are closed.